Cargando Cargando...

Cuatro minutos de un sueño

Marc Gasol cierra el rebote a LeBron James./ Getty

Acabaron los tres días que reúnen a las mayores estrellas del baloncesto mundial. Los mejores han estado en Orlando. Y ha sido un fin de semana bastante atractivo e interesante. Salvo por los mates, sí. Un servidor disfrutó del BBVA Rising Stars Challenge como un niño. Y Ricky estaba allí jugando con Blake Griffin. Fue fabuloso. La primera presencia del genio de Masnou. Volverá al que viene, y al siguiente, y al siguiente, y al siguiente,etc…

Las habilidades y los triples. Houston metiendo canastas desde el centro del campo. El sábado iba perfecto hasta que Evans dijo que hacía un mate con una mini cámara en la cinta del pelo. O cuando P. Diddy hacía un show con Budinger. A los fans nos mataron.

Pero el domingo iba a ser grande. Lo primero, porque Marc Gasol se estrenaba. Dejaba de ser “el hermano de” para ser él mismo. Nada de familia. Sólo el individuo. Una alegría para España y nuestro baloncesto. El gen Gasol sigue bailando con las estrellas. Cuando Marc pisó la pista para jugar, la sonrisa que tenía dibujada en el rostro era lo mismo que sentimos los que estábamos viendo el momento.

El guión del partido entre el Este y el Oeste siguió lo esperado y lo visto en las últimas ediciones: poca defensa, mucho vuelo y relajación. Un partido excesivamente relajado pero con los dioses del baloncesto demostrando lo que son y por qué lo son.

Pero Kobe empezó a sangrar. Un golpe de Wade enfadó al jugador de los Lakers ( que desapareció tras ese accidente) y todos se pusieron serios. Los mejores jugadores del mundo se tomaron la cosa como todos los fans deseamos. Dos minutos de remontada. Cuatro más hasta el final. Espectacular. Durant vs Lebron. Wade ayudando, Love, Westbrook, Deron, Chris Paul y Blake. Y nosotros mirando cómo los mejores se miraban a los ojos y jugaban en serio todos contra todos. Cuatro minutos para tener grabado en el Iplus.

El intercambio de movimientos y canastas fue colosal. Un sueño porque los mejores estaban jugando de verdad. Y eso no pasaba en un All Star Game desde hacía muchos años. En ediciones anteriores, no hubo la chispa que sí tuvimos en Orlando: la sangre de Kobe. El partido lo ganó el Oeste y el MVP fue Durant. Es curioso comprobar que Lebron volvió a fallar en los últimos segundos de un partido aunque sea el de las estrellas de la liga.

De todo lo bello que nos dejó el domingo, hay cosas que no se deben permitir: la actitud de Howard, que jugadores lesionados ( o medio) vaya al partido y sólo jueguen cinco o seis minutos porque para eso se llama a los sanos y que gente que se queda en un rincón durante una fiesta, se les obligue a cantar para todo el público.

Las estrellas seguirán brillando con sus equipos. Algunas cambiarán de franquicia y, para ello, nada mejor que Basket4us para estar informado de los próximos movimientos. Ojo que vienen curvas: Pau Gasol, Howard, Rondo, Nash,…

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 24.02.2012 06:49

Recomendamos