Boston Celtics

La curiosa rutina de Bryant para tomarse la revancha ante Boston

el

Kobe Bryant jugando contra Boston Celtics

Kobe Bryant consiguió en 2009 y en 2010 los que presumíblemente serán sus últimos dos anillos con Los Angeles Lakers. El escolta lideró a su equipo ante Orlando Magic y Boston Celtics en las finales para coronarse por cuarta y quinta vez en su carrera campeón de la NBA. Sin embargo, en 2008 sufrió una de las peores derrotas de su vida, tras perder ante Boston Celtics la final por el campeonato. El equipo de Kevin Garnett y Paul Pierce derrotó a Lakers en el sexto partido de la eliminatoria, y ganaron el anillo aquel año. Bryant recuerda como en el Boston Garden, durante el encuentro, la megafonía puso la canción “Don’t Stop Believin”, de Journey, y todo el público empezó a cantarla. “Recuerdo que estábamos perdiendo el partido y pusieron esa canción. Todo el público empezó a cantarla. Odie esa maldita canción durante dos años. Pero la escuche todos los días desde entonces para acordarme de esa sensación”, aseguró a “CBS Sports”.

Bryant no quería olvidar aquel duro golpe, y escuchando esa canción como recordatorio, consiguió tomarse su revancha ante Boston dos años después. Incluso después de ganar a Orlando la primera final, no paró de escucharla. Bryant reconoció que hizo lo mismo con la canción “I’m shipping up to Boston”, de Dropkick Murphys.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU