NBA

Derek Fisher no esperaba tener que motivar a sus jugadores

el

Derek Fisher se ha estrenado como entrenador jefe en la NBA esta temporada, pero cuando el que fuera base en la Liga fichó por New York Knicks no se imaginó la cantidad de tareas que conlleva ser head coach. El técnico pensó que el simple peso del escudo sería suficiente para que los jugadores se dejasen el alma en cada partido. No ha sido así y la mejor prueba es la catástrofe de resultados acumulados el equipo para convertirle en el peor de los peores. La temporada ya está perdida y ahora sólo les queda mirar hacia el futuro, un camino que se vislumbra complejo a tenor de las palabras de su entrenador.

“Probablemente, lo que más llama la atención es que aún hay que trabajar muy duro para motivar e inspirar a los chicos a este nivel”, comentó tras el partido ante Orlando Magic. “Cuando un chico llegaba a la Liga en 1996 no era necesario. Si no se motivaba por sí mismo, simplemente no conseguía jugar. Habiendo jugado durante 18 años, mi cerebro funciona de esa manera”, añadió.

New York marcha actualmente en la última posición de la Conferencia Este, con un balance de 8 victorias y 37 derrotas. Sólo Minnesota Timberwolves lleva menos partidos ganados que el conjunto de la Gran Manzana, habiéndose impuesto en 7 encuentros.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU