Cargando Cargando...

Destino final

Paul Pierce y Rajon Rondo./ Getty

El fin de semana de las estrellas sirve para ver a los mejores en una misma cancha. Ofrecen espectáculo y nos dejan sin respiración. Una fiesta ofrecida para los millones de telespectadores que siguieron las andanzas de Ricky, Lebron, Durant, Griffin, etc. Eso lo vemos todos. Es muy divertido y emocionante. Pero lo realmente intenso no lo hemos visto. Sucedía en los pasillos, en los palcos, en una sala de reuniones del hotel de jugadores o en el reservado del restaurante de moda en Orlando. Incluso, si nos ponemos cinematográficos, en el castillo de Disneylandia

Señores trajeados negocian con una calculadora en una mano y con una libreta con las preferencias en otra. Intercambian, o lo pretenden, cromos de jugadores. Rematando plantillas, amagando transformaciones radicales y envolviendo sorpresas mediáticas. La lista de nombres que se ponen encima de la mesa de reuniones no es extensa pero sí potente. Pau Gasol es uno de los dos más importantes (el otro es Howard). El destino del jugador español está por decidir o por negociar. Casi todos los barajados son buenos. Salir de Lakers no es un drama para él. Para los fans tampoco debe serlo. Se cerraría una época preciosa pero es mejor abandonar el barco cuando se está hundiendo que quedarse a escuchar la última canción de cuarteto de cuerda. Pau es un tipo que conoce las reglas del juego y entiende su salida, agradecerá el final de esta agonía que no es plato de buen gusto. Su profesionalidad ha sido demostrada de nuevo. Ahora hay que esperar.

Repasemos los lugares para un posible aterrizaje:

Boston Celtics. Equipo demasiado maduro pero con ganas de dar guerra. Si el intercambio fuera por Rondo, el juego pasaría a ser muy interior con él y Garnett. No ganaría el anillo pero jugaría en la otra franquicia legendaria de la NBA.

Chicago Bulls. Si el traspaso implica a Carlos Boozer, señores, les presento a los futuros campeones de la NBA. Así de claro. Si es por Deng y Korver, el anillo estaría lejos pero al alcance de la mano. Chicago es una gran ciudad. Jugaría en el equipo de Jordan y ganar allí daría más lustro si cabe a la carrera del español.

Minnesota Timberwoles. Si salen Derrick Williams, Beasley y/o Barea estamos hablando de ser entrenado por un grande como Adelman, jugar con Love, con Ricky y con una ciudad volcada con el equipo. En dos años y con retoques buenos, equipo candidato a muchas cosas, siempre buenas.

Houston Rockets. Orlando Magic. Dependiendo del movimiento. Hay demasiados rumores. Algunos son demasiado descabellados. Otros más reales. Son los dos peores destinos a priori. Pero nunca se sabe

Ahora mucha espera. Mucha información en Basket4us de este movimiento y del resto. Ojo a Howard. Ojo a Rondo. ¿Deron?. Boozer. Nombres. Ajustes. Construcciones dinámicas.

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 29.02.2012 10:42

Recomendamos