Cargando Cargando...

Diario del ASW12 (II): Esto no ha pasado…

Concurso de mates 2012./ Getty Images

La jornada del sábado del All Star Weekend fue un cúmulo de acontecimientos que una vez que te detienes a analizar con calma no estás seguro de si han sucedido realmente o todo ha sido un mal sueño acompañado de un cúmulo de despropósitos. Aunque como siempre dice mi padre, sarna con gusto no pica.

Nuestro segundo día del Fin de Semana de las Estrellas no empezó precisamente con buen pie. El servicio de taxis de Orlando se confirmó como uno de los más penosos del mundo cuando la ciudad se ve desbordada por un evento de la magnitud de un All Star de la NBA. Tras una larga espera a que nuestro transporte hiciera acto de presencia en nuestro hotel, nos presentamos en el entrenamiento matutino de los dos equipos que desplegarán su show en la noche del domingo… y nos damos cuenta de que las protestas de la televisión por la aglomeración de periodistas alrededor de los jugadores de años anteriores ha llevado a la NBA a cambiar la dinámica de las entrevistas previas. Una valla separa a los medios de las estrellas, que a su vez quedan perfectamente encuadradas para los planos de televisión pero más que lejanos del alcance de un brazo humano que sujeta un micrófono. Trabajar se hace casi imposible y decidimos buscar un plan B.

La mejor opción para ocupar el resto de la mañana del sábado y las horas previas a los concursos se llamaba Florida Mall. Un centro comercial de dimensiones descomunales en las que se celebrarían varios actos promocionales de marcas deportivas, con la presencia de jugadores NBA. En este caso, la masificación de prensa cambió por la de fans ávidos de una foto o autógrafo. Tras patear el ‘mall’ de cabo a rabo (y lamentablemente no encontrar ni una camiseta de los Florida Gators de Tim Tebow), se nos hace imposible estar en el sitio adecuado en el momento correcto para sacar algún vídeo adelante. Y cuando estamos a punto de conseguirlo se nos hace saber que para grabar dentro del centro comercial se necesitan permisos que no tenemos. Cámara a la mochila y camino del Amway Center.

Paul George./ Getty Images

Los concursos podrían ser los encargados de dar un giro a un día que no estaba siendo precisamente para recordar por lo positivo. Los Knicks me dan una alegría y se coronan en el concurso de tiro por equipos (que no se diga que nunca ganamos nada), con un Allan Houston que debe haber hecho un pacto con el Diablo. Acto seguido el Skills Challenge pasa a la velocidad del rayo por delante nuestra y el concurso de triples nos deja a un inesperado Kevin Love como rey del lanzamiento de larga distancia. No teníamos muchos motivos para quejarnos y el día se iba enderezando a última hora… hasta que llegó el concurso de mates para mandarlo todo al garete.

Cuando Cheryl Miller veía antes que nadie el nombre del ganador del Slam Dunk Contest soltó un amago de carcajada. Era increíble, pero verdaderamente Jeremy Evans se había llevado el título después de ejecutar el que haya sido uno de los peores mates de la historia en su primer intento. El propio jugador hasta sonreía con cierta vergüenza como la de aquel que no está seguro de merecer el premio que se le estaba entregando. Un premio que no sería muy descabellado decir que ninguno de los participantes se mereció. Derrick Williams quiso vender la moto (casi literal) y aprovechar el ‘Efecto Ricky’ pero fracasó. Chase Budinger abusó del atrezzo para nada y Paul George apagó las luces del pabellón para realizar el mejor mate de una velada que podría haberse acabado allí y no volver a iluminar el Amway Center.

Flo-Rida./ Getty Images

Menos mal que al final una buena compañía puede salvar el día y disfrutamos hasta bien entrada la madrugada de las risas aseguradas de David Carro (ganador de una apuesta sobre los concursos entre la prensa española que ni él se creía), Jorge Sierra y otros compañeros de medios españoles. Del retorno a nuestro hotel después nuevamente de una larga espera por un taxi cuyo conductor nos da un rodeo considerable hasta llegar a nuestro destino mejor no hablaré. Prefiero irme con buen sabor de boca a la cama y los temazos de Flo-Rida aún resonando en mi cabeza, y pensar que el domingo todo será distinto.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 26.02.2012 12:15

Recomendamos