Cargando Cargando...

Dress code, ¿qué dress code?

Russell Westbrook./ Getty Images

Aún recuerdo, como si fuera ayer, todo el revuelo que se organizó cuando David Stern se decidió a implantar un ‘dress code’ en la NBA. Un código de vestimenta que lavaría la imagen de la Liga de cara al público y que acabaría de golpe y porrazo con la estética gangsta y más próxima a los videoclips de rap que al profesionalismo de la canasta. No más gorras para atrás, no más camisetas de la NFL, no más tallas 5XL, no más pantalones baggies, no más collares de oro y diamantes, no más… A partir de aquel momento todos como niños buenos de traje y corbata a ser posible, y si no arregladitos para servir de ejemplo a las generaciones jóvenes que idolatran la NBA. Había que dar buena imagen al exterior… y se hizo durante un tiempo y hasta que esta temporada se han vuelto a perder los papeles.

Dwyane Wade./ Getty Images

Evidentemente Mr. Stern no estaba muy contento con el aspecto de pandilleros que daban al mundo muchos de sus jugadores y quiso meterlos a todos en cintura, aunque con el paso de los años y gracias a que se ha ido levantando poco a poco la mano, la situación ha vuelto a escaparse, desde mi punto de vista, del control de comisionado de la NBA. ¿De verdad el ‘dress code’ original que se instauró en la Liga permitiría los modelitos actuales de algunas de las estrellas de la competición? El estilismo ‘nerd’ de algunos jugadores ha ido derivando en una vertiente cercana al ‘clown’ muy peligrosa. Parece que la gracia ya no está en marcar tendencia, sino en llamar la atención. Una línea muy fina que separa lo gracioso de lo extravagante… y de lo ridículo.

Amare Stoudemire./ Getty Images

Las gafas in cristales pueden tener un pase. Al fin y al cabo son tendencia en Asia y lo oriental siempre acaba llegando a Occidente. Pero de ahí a los trapitos que han ido luciendo grandes nombres de la NBA como Russell Westbrook, Amare Stoudemire o Dwyane Wade, por nombrar unos pocos, han sido de escándalo. Los Playoffs 2012 han sido toda una pasarela de modelitos a cada cual peor, desde los chalecos de cuero y sombreros a juego a las gafas de sol desmontables, pasando por todo un repertorio de camisas y polos que hacían daño a la vista. Sinceramente, no sé si hacía más daño el estilismo pandillero o el ‘nerdismo extremista’ actual. Hasta el cómico norteamericano Conan O’Brien ha dedicado varios vídeos a mofarse de la ropa de los jugadores de la NBA en su programa diario. Señor Stern, estamos en sus manos.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 26.06.2012 20:24

Recomendamos