Lockout

Durant vs Beasley: Duelo con sabor NBA en Dyckman

el

Espectáculo total en el Dyckman Classic./Foto: Antonio Gil

El streetball de la Gran Manzana volvió a brillar con luz propia en una velada de las que tardarán mucho en olvidarse en New York City. Con motivo del último partido de regular season del Dyckman Classic del Team Nike, Kevin Durant se vistió de corto para disputar el que sería el tercer y definitivo encuentro de su ‘gira’ por la Meca del baloncesto y sus torneos veraniegos. En el equipo opuesto, y sin ser anunciado previamente, otro NBA como Michael Beasley demandaba su trozo de pastel y reclamaba la atención del exigente público neoyorquino. Expectación por todo lo alto y un parque lleno hasta los topes fue el resultado de un encuentro que tuvo que retrasarse un día por culpa de la lluvia. Gradas a reventar, gente subida a la valla que rodea el Mosignor Kett Playground y, una vez más esta temporada, la línea lateral de triple bajo los pies de docenas de espectadores que veían el partido metidos en la pista. No siempre te visitan en tu propio barrio, y gratis, dos estrellas de la NBA…

El encuentro empezó con una hora aproximadamente de retraso, pero lo hizo con dosis de espectáculo por doquier. El público se puso en pie desde el salto inicial y no se sentó en toda la noche, animando los jugadores y alentado a los dos representantes de la liga profesional a verse las caras en los dos lados de la pista. Estos respondieron. Kevin Durant y Mike Beasley no se arrugaron en ningún momento y se buscaron constantemente en los primeros lances del partido (y durante toda la primera mitad) haciendo las delicias de un público que había estado esperando pacientemente durante más de tres horas a que empezase el partido.

El encuentro mantuvo la igualdad en todo momento y los piques se sucedieron entre jugadores de ambos equipos, con un Mike Beasley especialmente motivado. El jugador de los Minnesota Timberwolves demostró ser un tío de barrio como pocos en la NBA y entró al trapo a todo tipo de provocaciones provenientes de un público más hostil que de costumbre. Discutió, gesticuló, interactuó… y perdió los papeles. ‘B-Easy’ cruzó la línea cuando un fan aprovechó un momento de tranquilidad durante unos tiros libres y le llamó “bitch!” sin ningún tipo de contemplación. Beasley le respondió que no lo era y entraron en una acalorada discusión que acabó con el NBA empujando al aficionado con su mano abierta en la cara. A partir de ese momento las cosas se salieron de su cauce habitual y tuvieron que tomar las riendas los jugadores más habituados a este tipo de atmósferas para que el partido pudiera acabar como estaba mandado… y no fue de otra forma que con un triple de Aaron ‘The Problem’ Williams que puso tres arriba al Team 914 a falta de 16 segundos para el final. El Team Nike tuvo en su mano dos opciones para empatar, pero fueron primero Kevin Durant y luego Keydren ‘Kee Kee’ Clark los que erraron sendos lanzamientos de tres y dejaron a ‘los chicos del swoosh’ sin la victoria. Al final el marcador electrónico de Dyckman reflejaba un 80-77 que escocía especialmente en los jugadores de un Team Nike que vieron como su dinámica de equipo desaparecía por la incorporación de un jugador NBA en sus filas para un solo partido.

Mike Beasley, que tardó varios minutos en poder entrar a la cancha por la masificación de gente en los aledaños de la pista y los alrededores del recinto, acabó el partido con 17 puntos y dejando apresuradamente el parque, después de intentar disculparse con el espectador al que agredió (y que le rechazó la disculpa) y lanzar su camiseta a un sector del público que no paró de enfrentarse verbalmente con él durante todo el partido. Por su parte, Kevin Durant terminó el encuentro con 29 puntos, pero no pudo dar la victoria a su equipo. De este modo, el alero de los Oklahome City Thunder completó un paseo por New York en el que disputó tres partidos y sumó un total de 136 puntos. Un ejemplo a seguir de jugador que realmente ama el baloncesto y se esfuerza al máximo de sus posibilidades en cualquier terreno, mientras la NBA se encuentra parada y sin vistas de dar cominezo. Pocas veces un NBA había mostrado tanto respeto por el streetball, ese basket al que muchos tachan de circo o que piensan que sólo se trata de partidos de exhibición, pero que en realidad es el deporte de la canasta en estado puro. Así se pudo ver la noche del jueves 4 de agosto de 2011 en Dyckman Park. ‘Real streetball, real hood’.

Pincha aquí para ver las fotos del espectáculo.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU