Desayuno con Ricky

Ricky Rubio (Minnesota Timberwolves) posa con su caja personalizada de cereales Weathies./ Getty Images

Wheaties es una conocida marca de cereales de desayuno en Estado Unidos que con el paso de los años se ha convertido en un icono cultural del deporte americano. Cada año, desde 1924, la caja que los contiene se graba con varios de los deportistas más grandes de la historia.

La llegada de Ricky Rubio a Estados Unidos y su espectacular acogida ha hecho que se gane un hueco entre los más grandes del deporte sin ni siquiera haber debutado todavía. Tanto es así que hasta tiene su propia caja personaliza de Wheaties y ya se ha puesto a la venta junto a la de Kevin Garnett en su versión ‘FUEL’, con más valor calórico.

A lo largo de su historia el envase ha cambiado incluso de color en honor a los Chicago Bulls de Michael Jordan. Es el propio Jordan quien posee el récord de haber sido el que más veces ha aparecido la caja de Wheaties, con 18.

Han ocupado la portada estrellas de nuestro deporte como Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, Larry Bird, Wilt Chamberlain, Julius Erving, Shaquille O’Neal en solitario primero y más tarde junto a Dwyane Wade, Willis Reed, Manu Ginóbili y otros tantos que han triunfado en la NBA.

Asimismo, todos los años, cuando acaba el último partido de las Finales de la NBA, siempre está esperando una caja de cereales al ganador con toda la plantilla retratada.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Minnesota Timberwolves

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.06.2011 18:29

¿Por qué eligió John Wall jugar al baloncesto?

Joh Wall (Washington Wizards) lanza el tiro inicial del partido entre los Baltimore Orioles y los Washington Nationals (MLB)./ Getty Images

La noche del viernes, antes de que empezara el partido de béisbol entre los Washington Nationals y los Baltimore Orioles, John Wall tuvo el honor de tirar el primer lanzamiento del juego. Aunque el base de los Wizards y número uno del draft pensaría por qué tenía que lanzarlo él.

Wall dejó bastante claro por qué eligió el baloncesto…

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=usyNyn9Ang8′]

 

Es costumbre en la MLB invitar a las celebridades del país a hacer este tiro inicial, incluidas varias estrellas de nuestro deporte. Estos son algunos ejemplos:

Shaquille O’Neal

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=uvMUyTEtueY’]

 

Dwyane Wade

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=WRqJKFAliBo’]

 

Kevin Garnett

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=rpTTifHtYws’]

 

Pau Gasol

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=PWieGMZACsg’]

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Washington Wizards

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.06.2011 18:33

El quinteto ideal de zapas

Estos son los jugadores elegidos en el nuestro quinteto ideal atendiendo a su particular elección de zapatillas durante la temporada NBA 2010-2011.

Gilbert Arenas (Orlando Magic) frente a Kevin Durant (Oklahoma City Thunder)./ Getty ImagesGilbert Arenas
No tiene una marca, pero ha jugado desde Jordan XI hasta Under Armour Double Nickel.

Dwyane Wade
En su primer año como imagen de Jordan Brand, ha sido el primero en usar las Air Jordan 2011 y Air Jordan Fly Wade (su primer modelo en Jordan Brand)

Kobe Bryant
Zoom Kobe VI, sus Player Exclusives, su versión de Navidad, etc, han sido referente para otros jugadores de la Liga, desde Lamar Odom a Nick Young.

Kevin Durant
Nike Zoom KD III, muchos de sus compañeros han llevado su modelo. Por algo será.

Dwight Howard
Con sus Adidas Superbeast ha marcado estilo en las canchas, sobre todo su versión ‘Superman’ del All Star.

@EmilioCobosc

  Compartir en Facebook
Fecha | 18.06.2011 19:26

Dwyane Wade gasta una broma a un aficionado

Dwyane Wade (Miami Heat)./ Getty Images

Estamos acostumbrados a ver como en el programa de Jimmy Kimmel organizan bromas contra los jugadores de la NBA, pero rara vez son estos quienes las gastan.

Hoy se trata de Dwyane Wade, que junto a un supuesto ‘vigilante de seguridad’ han hecho pasar un mal momento a un fan del escolta de Miami Heat.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=2mr9Pfl-UkI’]

 

El aficionado, que dice ser el mayor seguidor de Wade, se presentaba a una convocatoria de firmas del jugador, pero el empleado de seguridad le comunica que las dos primeras dos horas están reservadas para gente con discapacidad. Al no tener ninguna se inventan que ha tenido un accidente de “esquí acuático” y le coloca un collarín.

Wade sigue la broma, pero al final la víctima confiesa que no le pasa nada y el jugador hace que se molesta con la situación…

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 17.06.2011 22:57

Los Mavericks se acercan al anillo al ritmo de Barea y Terry

La peculiar y habitual celebración de Jason Terry  tras uno de sus triples./Getty

DALLAS MAVERICKS 112 – MIAMI HEAT 103 / Serie: 3-2
Estadística completa

Festival anotador en el quinto partido de las Finales –que se disputan al mejor de siete- con victoria de los Mavericks, por 112-103, que dejan a Miami Heat al borde del precipicio. El equipo de Dallas manda por 3-2 en la serie y está a una victoria de lograr el anillo, un honor que la NBA reserva a los campeones y que los de Texas pueden conseguir en el sexto choque que se jugará en la madrugada del domingo al lunes en Miami.

La irrupción del puertorriqueño JJ Barea (17 puntos y 5 asistencias), la excelente demostración final anotadora de Jason Terry (21 puntos) y el siempre seguro y eficaz Dirk Nowitzki (29 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias) fueron los aspectos más destacados de unos Mavs que funcionaron como equipo coral.

En los Heat, mejoró LeBron James –que se apuntó un tripe doble (17 puntos, 10 rebotes y otras tantas asistencias)- y quizá se notó la ausencia de Wade tras el descanso. Un golpe en la cadera lo retuvo en el vestuario, aunque no le impidió ser, con 23 puntos, el máximo anotador de su equipo.

Si algo funciona, mejor no tocarlo. Eso debió pensar Rick Carlisle, entrenador de los tejanos, al mantener a JJ Barea en su quinteto titular, una decisión que tomó en el cuarto partido y que repitió en el quinto de la serie final por el título. Con el puertorriqueño en cancha, los Mavs emiten ondas ofensivas repletas de energía y eso, si el equipo está acertado, se nota en la velocidad de las transiciones defensa-ataque y, por supuesto, se traslada al marcador. El inicio fue un pimpampum de robos, contraataque y canastas de los de Dallas que desbordaron a los Heat (13-6, min. 5). Bajo ese prometedor panorama, Carlisle adelantó el habitual cambio de Nowitzki y le dio al alemán más minutos de descanso. Además, Tyson Chandler, en constante crecimiento según avanzan las finales, era el principal bastión en ataque de los Mavs. Qué lejos quedan esos problemas en el juego interior en citas anteriores de los de Dallas cuando Barea era el primero en anotar una canasta en la pintura de los Heat ya en el segundo cuarto.

“No estamos jugando nada bien y ganamos por uno”, reconocía a la redactora de televisión en el descanso entre cuartos. Y era verdad. Con Wade en el vestuario por un golpe en la cadera y con la segunda unidad sobre el parqué, el equipo de Miami se encontró tan bien que, con un triple de ensueño desde medio campo de Chalmers, los visitantes finalizaron el primer cuarto con tan escueta ventaja (30-31).

Y el “Big Three” aprovechó el empujón de los menos habituales para seguir dando pasos. Los dos equipos leían con suma claridad las defensas del rival y el marcador seguía cogiendo peso. Muchos puntos con excelentes porcentajes, especialmente en el casillero de triples y con Mario Chalmers sacando a pasear su buena muñeca desde posiciones exteriores (44-50, min. 19).

Un dato. LeBron James anotó su octavo punto en el minuto 20, los mismos que había sumado en el partido anterior. No era en LeBron de siempre, pero se le notaba algo más involucrado en ataque, manteniendo el mismo nivel en su faceta reboteadora y en las labores de asistir a sus compañeros.

Dirk Nowitzki desenfundó su arsenal antes de lo previsto. El alemán –con 16 puntos al descanso- le dio otro arreón al marcador de los Mavericks, que se fueron al descanso con tres puntos de ventaja (60-57), exhibiendo un fabuloso 65% en tiros de campo (5/7 en triples) superior al 51% (20/39) que fijaban los Heat en los lanzamientos exteriores. Una media al nivel de unas Finales de la NBA.

A nadie se le pasó por alto la ausencia de ‘Flash’ Wade en la pista al darse inicio el tercer periodo. La estrella de los Heat se quedó en el vestuario. Esa percusión con Cardinal en una acción de ataque que dio con Wade en el suelo le dejó tocado. Parecía que era el momento de LeBron. Los Heat necesitaban a ‘King’ James que sumaba y se acercaba al triple doble (65-65, a 8:50 para el final del 3º cuarto).

El partido se transformó a ritmo boricua. JJ Barea mandó, corrió, asistió, reboteó y anotó. Una bocanada de aire fresco con la que los Mavs se escapaban con absoluta facilidad y autoridad (80-71, min. 33). Miami necesita a Wade. Flash acudía a la llamada. No hay dolor en las Finales cuando tu equipo necesita ayuda con urgencia (84-79, al final del 3º cuarto).

Al ritmo de Barea
Y Barea continuó su excelente recital al inicio del último cuarto. El puertorriqueño levantaba a los aficionados de los Mavs con ese juego repleto de magia y velocidad. Hasta Nowitzki se aprovechaba de los pases del boricua para anotar con facilidad y dejar un +7 para los locales (88-81, min. 39). Se acercaron los Heat (90-88) y Barea desinfló la remontada con un triple de estrella (93-88).

En un escenario bien distinto al de partidos anteriores, en los que asistimos a las remontadas inverosímiles de los de Dallas, esta vez el que venía por detrás era el equipo de Miami. Y los de Florida se esforzaron en la labor colectiva y coral de remontar. LeBron James fue el jugador que descubrió los agujeros. Sin anotar, James fue el mejor pasador y Miami reaccionó en visto y no visto con un parcial de 5-16 para situarse con ventaja (95-99, a 4:40 para el final).

Cuando mejor estaban, los Heat se volvieron a fundir. Terry suplió a Barea con solvencia. Anotó un triple y regaló una asistencia a Kidd –conexión entre los Jason-, quien copió a su compañero con otra bomba de tres puntos. Los Mavs se ponían cinco arriba (105-100) a falta de 1:20 minutos del final. La exhibición ofensiva de Dallas la rubricó Jason Terry con otro triple que paralizó a Miami a 33 segundos del final (108-101). No hubo heroica y los de Texas se colocan a tiro de anillo de campeones con 3-2 en una serie que se traslada a Miami.

LOS MEJORES

  DALLAS MIAMI
PUNTOS Nowitzki 29 Wade 23
REBOTES Chandler 7 James-Bosh 10
ASISTENCIAS Kidd-Terry 6 James 10

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Dallas Mavericks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 10.06.2011 06:27

El héroe D-Wade

Wade se levanta tras el triple errado por su compañero Miller./Getty

6’7 segundos en el reloj y posesión para Miami. Todas las miradas puestas en Dwyane Wade a la espera de otra jugada de ensueño. Ya saben. NBA, dónde lo increíble sucede. La bola le da en el pie y la jugada acaba sin el triple que hubiera forzado la prórroga. En el deporte se pasa de héroe a villano en décimas de segundo. Un penalti fallado, una cantada del portero… En este caso seríamos injustos si sólo nos quedáramos con esta acción y no valoráramos la espectacular serie que se está marcando mr Wade, el MVP de las finales con permiso de Nowitzki.

Y es que el escolta nacido en Chicago ha dejado claro quién es el líder de su equipo y que el anillo que ganó hace cinco años con los Heat no fue por casualidad. Fue en 2006, precisamente ante Dallas, y precisamente con canastas y vuelos imposibles que a muchos nos recordaron a su ídolo, al dios del baloncesto, a MJ.

Pero tras ese éxito Wade ha pasado por una travesía en el desierto. Los Heat del 2006 ensamblados por Pat Riley con jugadores muy veteranos exclusivamente para ganar el anillo se disolvieron tras esa temporada. Esta circunstancia y las lesiones frenaron la que se preveía una carrera meteórica de ‘Flash’ Wade hacia la cima de la NBA.

Cinco años después, nuevamente rodeado de estrellas, D-Wade está demostrando que es una megaestrella de la NBA. Ante la falta de noticias de Lebron James y en una serie ajustadísima Wade es el hombre sobre el que está recayendo la responsabilidad del Big Three de Miami.

Volviendo a 2006, si ponemos el vídeo del quinto partido (el mismo que jugarán este jueves Miami y Dallas y con la serie empatada también a dos), podremos ver cómo Wade forzó la prórroga a falta de 2’9 segundos con un tiro cayendo hacia atrás que dejó por los suelos a su defensor. La última posesión del tiempo extra también llevó su nombre y sólo contra el mundo, en una polémica jugada, recibió una personal y anotó los dos tiros libres para ganar el partido y colocar la serie 3-2.

¿Volverá a pasar este jueves? Tal vez a D-Wade le gustaría tener a su lado como en 2006 a Gary Payton o a Shaquille O’Neill (mi homenaje para el Artículo 34 de la NBA) pero sus escuderos ahora también son de superlujo.

Una cosa sí me quedó clara este martes. Viendo la chapa del año de Wade a Tyson Chandler y observando las últimas posesiones del partido, a pesar del fallo de en la última jugada, Wade no fue el villano sino el héroe de los Heat. Sólo falla el penalti quién es capaz de tirarlo. Y creo que Miami y Spoelstra tienen claro quién es su lanzador.

@CeballosPaco

  Compartir en Facebook
Fecha | 08.06.2011 20:16

Ortodoxia vs Showtime

Nowizki ante el Bir Three de los Heat./Getty

Dallas y Miami representan dos estilos opuestos, dos maneras diferentes de entender el baloncesto y la vida. En los Heat predomina la transición rápida de defensa-ataque, la anarquía, el individualismo y las acciones espectaculares ‘made in USA’. En los Mavericks, por contra, se prioriza el juego en equipo, la circulación de balón con jugadas elaboradas de ataque y la defensa con constantes ayudas. El estilo te lo dan los jugadores y las estrellas de uno y otro equipo son bien diferentes.

Dwyane Wade y Lebron James son dos fuerzas imparables de la naturaleza, pueden volar y quedarse suspendidos en el aire durante varios segundos, en el uno contra uno son indefendibles y ambos disponen de una buena muñeca para ejecutar triples inverosímiles, en especial Wade. Los dos encarnan el puro espectáculo americano, showtime 100% con mates que desafían las leyes de la gravedad. Con la explosividad de sus jugadas ‘imposible in nothing’. En la otra vertiente tenemos a Dirk Nowitzki, ortodoxia europea encumbrada a los altares del baloncesto mundial. Cuando el alemán se eleva (apenas lo hace a un palmo del suelo) es para meterla y en los momentos cruciales no falla. La creación de espacios que se genera a partir de su excelente técnica, con fintas de tiro y fintas de salida, es para enmarcar, un clínic constante de movimientos. Su muñeca no es buena, es exquisita, y aunque le puedan puntear el tiro, siempre hace diana.

Dallas juega para Dirk y Miami para Lebron o Wade, la forma y el ritmo de juego de cada equipo son bien diferentes pero el resultado ha sido el mismo: alcanzar las finales de la NBA. Para ganar el anillo, Spoelstra, entrenador de los Heat, tendrá que mentalizar a sus chicos en tener la cabeza fría en los momentos más importantes mientras que Carlisle, entrenador de los Mavs, tendrá que apretar las clavijas de sus pupilos para mantener el nivel adecuado cuando el gran Dirk no esté en pista o tenga minutos poco inspirados (poco provable). Quien domine el tempo del partido se llevará la serie, los Heat buscan la rapidez endiablada y los Mavs un ritmo más pausado con más elaboración en sus jugadas.

El anillo está en juego, pero también lo está el estilo.

@jordicj

  Compartir en Facebook
Fecha | 06.06.2011 16:35

Página 134 de 138« Primera...132133134135136...Última »