Cargando Cargando...

El ancla del futuro

Juwan Howard, Nick Collison, Udonis Haslem, Shane Battier, Derek Fisher, Nazr Mohammed./ Getty Images

Miami Heat y Oklahoma City Thunder ya han comenzado unas finales esperadas por muchos. Si bien tanto Spurs como Celtics pusieron en entredicho que esta eliminatoria se llegara a dar, finalmente los máximos favoritos confirmaron su presencia en la cita del año tras remontar y exigirse el máximo. LeBron James repite, junto a los Wade, Bosh… en las finales, mientras que los Thunder se estrenan como tal en estas lides.

Por un lado tenemos a James, el MVP de la temporada y que busca, en su séptima temporada, su primer anillo de la NBA. Le acompañan Dwyane Wade, que ya suma uno, Chris Bosh, Udonis Haslem, Mario Chalmers… Una batería de jugadores que apenas han saboreado las mieles de estas maravillosas coyunturas, más allá de que el pasado año ya se encontraran aquí y perdieran 4-2 frente a los Dallas Mavericks.

LeBron James y Kevin Durant./ Getty ImagesPor el otro está Kevin Durant, el máximo anotador de la liga regular, que ha debutado en unas finales con 36 puntos. El jugador del futuro no está mal acompañado: Russell Westbrook, Serge Ibaka, James Harden… jugadores jóvenes, con toda una carrera por delante. Los Thunder han madurado, y están ante su primera oportunidad para pasar a la historia. No será la única que tengan. Y, dependiendo de cuántas aprovechen y cómo lo hagan, pasarán a la historia como leyenda o no.

Sin embargo, con todo el mundo hablando de los jóvenes, de las estrellas del presente y del futuro de la NBA que están presentes en esta intensísima final, nadie parece acordarse de aquellos que, sin ser tan importantes, antaño lo fueron. Fueron como ellos un día: campeones universitarios, All Star… Sin embargo, forman parte de otro baloncesto, de otra generación y época. Esto hace que se muestren en estas finales de 2012 como el ancla que el pasado ha puesto al futuro. Los valientes que se rebelan contra el paso del tiempo. Ellos son de otra época -y corte moral, que diría Loquillo-:

Juwan Howard (1973). Cuando él llegó a la NBA, los Bullets jugaban en Washington, Michael Jordan dominaba y Kevin Durant tenía cinco, para seis años. Había sido parte del mítico Fab Five de Michigan. Desde que fuese seleccionado en el puesto 5 del draft del 94, Howard ha jugado en Bullets (Wizards), Mavericks, Nuggets, Magic, Rockets, Bobcats, Blazers y Heat. En el 96 fue All Star, y entró en el tercer mejor quinteto de la temporada. Con sus 39 años, es el tercer jugador más viejo en activo. Sin embargo, nunca había estado en unas finales hasta la pasada campaña, y de sus 18 temporadas en solo 7 ha visto la postemporada. Ahora, tras fallar ante los Mavs, está ante la oportunidad que lleva esperando toda su vida.

Derek Fisher (1974). El capitán. Recién llegado al equipo, pero con más experiencia en la NBA y, especialmente, en los Playoffs, que ningún otro. Y esta no es una frase gratuita: Fisher ha disputado 225 partidos de postemporada, el que más ha jugado de los profesionales en activo, y el tercero en la historia -solo superado por Kareem Abdul-Jabbar y Robert Horry-. En sus 16 años como profesional firma 14 apariciones en la postemporada, habiendo faltado solo en 2005 y 2006, en su etapa con los Warriors. Suma ya cinco campeonatos -todos con Lakers-, y quiere el sexto ayudando ahora Durant, y olvidando a Kobe.

Nazr Mohammed (1977). Ha estado en la sombra toda su carrera. Incluso en la NCAA. En su periplo de tres años en Kentucky, ganó dos campeonatos y fue subcampeón en uno, conformando pareja interior con Jamaal Magloire. En 1998 fue drafteado por los Jazz, y hasta 2005 pasó desapercibido en Utah, Atlanta y Nueva York. Ese mismo año llegó a San Antonio y logró con los Spurs el anillo de campeón. Pasó un año más en Texas, se mudó a Charlotte y el pasado año llevó su incansable trabajo a Oklahoma. Mohammed es un pívot rocoso, de dedicación incuestionable, que promedia 6,6 puntos y 5,2 rebotes en 17,4 minutos de media en su carrera NBA. Ahora, como veterano, busca ayudar como pueda en sus 11 minutos en pista.

Russell Westbrook y Shane Battier./ Getty ImagesShane Battier (1978). Parece como si toda su vida hubiese estado a camino entre dos mundos. En el County Day School de Detroit, Michigan, era el único hijo de padre negro y madre blanca. Jugó en Duke y ganó la NCAA en 2001, además de obtener numerosos premios individuales. La gente le ha llamado The Ultimate Glue Guy, en referencia a sus numerosas habilidades y a su trabajo en equipo. Tras serlo todo en la universidad, llegó a la NBA en el 2001 de la mano de los Grizzlies, junto a Pau Gasol. Allí fue todo un ídolo, para luego pasar a Houston Rockets durante cinco temporadas. En 2011, siendo agente libre, decidió firmar con los Heat. Y ahora, tras once temporadas como profesional, juega sus primeras finales. Busca un premio que pocos merecen más que él.

Nick Collison (1980). Nicholas John Collison nació en Iowa. Y eso lo sabe uno al verle la cara, no hace falta recurrir a Internet. Fue una estrella en Kansas, compartiendo cuatro años de ensueño con Kirk Hinrich. En 2003 llegó a Seattle, y de allí no se movió hasta que la propia franquicia se vio obligada a hacerlo. El hombre del 101-1 en sus años de high school, en la NBA nunca ha tenido protagonismo. Sin embargo, es otro de esos trabajadores que están en las buenas y en las malas. Un hombre comprometido con una franquicia, y que comparte el designio de esta. Por eso, en cada balón suelto, ahí estará Collison.

Udonis Haslem (1980). Cuando en 2002 tuvo que viajar a Francia para convertirse en profesional tras no ser drafteado, Haslem nunca hubiese pensado que acabaría siendo titular junto a LeBron James, Dwyane Wade o Chris Bosh. Natural de Miami, es el hombre de la casa. Estaba antes de toda la vorágine mediática. Firmó con los Heat en 2003 como agente libre después de hacer 16,1 puntos y 9,4 rebotes en el Chalon francés. Desde entonces, nueve temporadas ininterrumpidas jugando en su casa, sin descanso, sumando más de 600 partidos en Miami. Obtuvo su premio en 2006, junto a Shaq y Wade, y en 2012 quiere ponerse otro anillo más.

Jugadores de otra época, de antes de esa hornada de 2003 que cambiaría la NBA años después. Forman parte de un pasado presente, que quiere hacer de puente al futuro. Unos y otros también luchan en estas preciosas finales entre Thunder y Heat.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Fecha | 14.06.2012 02:59

Recomendamos