Cargando Cargando...

El Barclay’s Center, un modelo en blanco y negro

Barclay's Center./ Roberto Hernández

El huracán Sandy se llevó por delante vidas humanas, casas, negocios, árboles, ilusiones de maratonianos y un partido especial en Brooklyn. La gran tormenta que arrasó la Costa Este norteamericana y se cebó con la zona de New York y alrededores provocó el caos en la Gran Manzana y periferia. La NBA y el alcalde de la ciudad neoyorquina se vieron obligados a anunciar la suspensión del partido Nets-Knicks, el derbi con el que se inauguraba oficialmente el Barclay’s Center. Esta incidencia me permitió asistir el pasado sábado 3 de noviembre al gran estreno de la fabulosa nueva pista de los Nets, que se han mudado de New Jersey al barrio de Brooklyn.

Me había aprendido de memoria el trayecto tal y como nos lo había explicado Antonio Gil en su viaje en metro del Garden al Barclay’s, pero la incidencia del huracán había sido de tal calibre que la zona financiera del bajo Manhattan se había quedado sin luz y el suburbano apenas tenía un escasa parte de las líneas en funcionamiento. Y qué mejor solución que pasear y cruzar el puente de Brooklyn para llegar a la extraordinaria instalación situada entre las avenidas Flatbush y Atlantic. Desde hace muchos me atrae visitar y analizar las instalaciones multifuncionales, desde pequeños polideportivos, hasta grandes coliseos cubiertos y descubiertos que adecuan y moldean su espacio dependiendo del tipo de evento que acogen.

Barclay's Center./ Roberto Hernández

Los Toronto Raptors eran el rival que, tras la suspensión del partido contra los Knicks, estrenaba la pista de los Nets en partido oficial. La fr
El partido dio comienzo a las siete y media de una tarde fría y ventosa, pero desde dos horas y media antes del partido las colas delante de la vistosa, luminosa y espectacular entrada del pabellón se hacían más largas de un público ataviado con los colores blanco y negro que han apoderado de los renovados Nets tras su mudanza. Antes de acceder al recinto todos los asistentes deben pasar el control de seguridad, una inspección que tras la desgracia del Madrid Arena estoy seguro que se convertirá en obligatoria – o así espero y confío que sea- en todas los eventos que se organicen en España.anquicia de Mikhail Prokhorov, el multimillonario ruso dueño de los de Brooklyn, había preparado una buena ración de sorpresas a los casi 18.000 espectadores de aforo que permite el Barclay’s Center en su modo baloncesto.

Los Nets habían preparado una camiseta conmemorativa del estreno y cada espectador recibía la suya antes de ocupar su localidad en una grada sombreada y apagada que contrasta con la luminosidad y el brillo de un parqué que da envidia. El logotipo de los Brooklyn Nets (negro contra blanco) se funde con el azul corporativo de Barclay’s, la corporación bancaria que ha lanzado un órdago y se apunta a la nómina de multinacionales y grandes empresas que sellan su ‘naming’ a una instalación deportiva. El frío se cuela en el recinto por el gran hall de entrada, que recuerda al maravilloso espacio de bienvenida del O2 londinense. Rodeando el recinto hay, como no podía ser de otra manera, todo una gama de barras en la que se sirve comida (hamburguesas, perritos, carne, costillas, sushi, maíz, etc…), refrescos y cervezas hasta que la normativa obliga a cerrar el grifo del alcohol cuando se lanza el balón al aire del último cuarto. Los palcos respetan el aspecto, lujo y comodidad de estas instalaciones al estilo NBA. Para la gente guapa, celebrities, invitados especiales y esnob se reservan la primera fila a pie de pista; ya saben, donde se caen los jugadores, se lanzan cervezas al aire, le puedes dar una palmada a tu ídolo o Steve Blake se atreve a echarte una buena bronca.

La música, las cheerleaders, el himno de los Estados Unidos, los acrobáticos saltarines y la animación permanente en el videomarcador siguen el patrón de los partidos de la NBA. Ganaron los Nets, los aficionados de los Brooklyn se divirtieron y a la salida todos ellos recibieron una ‘joya’ para las coleccionistas: el primer número del comic ‘Brooklyn Knight’, el primer superhéroe de la NBA. Tomemos nota y copiemos bien cuando la coyuntura económica lo permita.

Barclay's Center./ Roberto Hernández

P.D.: No dejen de ver la coqueta y preciosa pista de calentamiento que se puede ver nada más entrar al hall de entrada, a la izquierda. Allí andaba Mirza Teletovic engrasando la muñeca tras terminar el partido contra los Raptors sin un minuto en su estreno.

@Roberpucela

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Brooklyn Nets

Continúa la conversación: Foro de los Brooklyn Nets

  Compartir en Facebook
Fecha | 10.11.2012 21:03

Recomendamos