Cargando Cargando...

El Este es mejor

LeBron James y Paul George./ Getty Images

Ni se me ha ido la cabeza por dormir poco ni me ha sentado mal la cena. El título de este artículo está bien escrito y con toda la intención del mundo. Pueden echar un vistazo a la clasificación de las conferencias, reafirmarse en su juicio sobre la pérdida del mío. Háganlo. Por favor. Espero…

Si me han hecho caso, podrán observar las diferencias existentes. Abismos que ni el mismísimo Gandalf salvaría con su magia. Son certezas. Los números no mienten. 30 victorias serán más que 25. Naveguen sin rubor en la aritmética que no van a sentirse engañados. ¿ O sí? A mí esos signos del diablo no me vuelven a pillar. Ya aprendí la lección hace tiempo. Porque cuando por muchos resultados positivos tengas y lo negativo esté alejado, llega un instante de  la competición que las calculadoras no sirven para nada. En esos instantes no cuenta lo anterior. Es ese lugar donde los buenos y los grandes se diferencian. De los hacedores de numeritos a los que realmente dominan el juego. La calculadora no enfría el balón a dos segundos del final. Mirar cómo se  mueve el Este es dramático. De verdad. Duelen los números. Las comparaciones con la otra conferencia son insostenibles. El décimo del Oeste estaría entre los mejores del Este. Da miedo.

Pero el Este es mejor. Olviden lo que han visto en la clasificación y los números e intenten ser sinceros. ¿De verdad creen que el campeón de la NBA va a salir del Oeste? Es un gran piscinazo, lo sé. Piensen lo que he escrito. Miami Heat o Indiana Pacers no miran de lejos a San Antonio Spurs o a Oklahoma City Thunder. De hecho, estoy convencido: el que gane el Este, ganará la NBA. Cuando los números no cuentan…

P.D. : Si Kevin Durant tuviera un entrenador de verdad, uno al que no le temblasen las canillas cuando los números no cuentan… OKC sería campeón.

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 07.02.2014 04:01

Recomendamos