Cargando Cargando...

El gancho de LeBron James

Lebron James ejecuta un gancho en su etapa como jugador de los Cavaliers./ Getty

Parece que LeBron James tiene una meta. La meta de ser recordado como el mejor jugador de la historia en la NBA, un objetivo que le aplaudo como estrella ambiciosa y que también le señala como un deportista inconformista. La gran figura de los Heat tiene un plan, una hoja de ruta para, al menos, intentar escalar posiciones en la lista de los mejores de todos los tiempos. No entro al debate si lo conseguirá o no, simplemente señalo y subrayo que quiere mejorar.

Bob McAdoo, entrenador asistente en Miami, desveló hace unos días que LeBron había trabajado el gancho durante el verano. Parece que el alero se ha pasado unas cuantas horas atacando el aro desde el poste con un movimiento que Kareem Abdul-Jabbar registró en los libros de técnico individual. McAdoo también apuntó que esos pequeños detalles son los que demuestran que su pupilo, quien el próximo mes de diciembre cumplirá 28 años, tiene margen de mejora. Es indudable que su fortaleza física, técnica individual y buena mano le convierten en (casi) un jugador total. No lo digo yo, lo dice Phil Jackson. “LeBron es capaz de jugar en cuatro posiciones. Jordan lo hizo muy bien en tres”. El ‘maestro zen’ cree que ‘King James’ podrá igualarse a ‘Air Jordan’ en el juego, pero duda que alcance los anillos del seis veces campeón de la NBA.

Me vuelvo a alejar de las comparaciones y halago ese trabajo de LeBron por preparar su futuro. Es posible que esa fuerza brutal vaya menguando con el paso de los años, que desacelere la rapidez en la ejecución de movimientos y que haya jóvenes defensores que le ahoguen. Ahí su trabajo desde el poste y la utilización del gancho. Decían que comenzaría a exhibirlo en la gira china. Nada se ha visto. Buceando en el excelente servicios de imágenes de Getty Images hemos rescatado la foto que ilustra esta columna como ejemplo del tiro que probará. Antigua, sí; de su época en los Cleveland Cavaliers.

Tenemos ejemplos de jugadores que mejoraron sus carencias. Recuerdo el caso de los hermanos Reyes, internacionales españoles. El mayor, Alfonso, era un cero desde la línea de los tiros libres. Se fue a Francia y en el Racing Paris SG su entrenador, el exigente Boza Maljkovic, le obligó a tomar sesiones extras de entrenamiento en las que repetía una y otra vez el tiro libre. Mejoró y de qué manera.

Felipe, el pequeño de la saga de los Reyes, tenía alergia a la larga distancia. Su poderío bajo los aros era palpable. Hace un par de años se fue alejando de la pintura y ahora también se marca unos triples que despedaza las defensas de flotación que temporadas atrás le gritaban “tira, tira”. Otro español, Juan Carlos Navarro, dijo que su famosa ‘bomba’ nació por “necesidad”. Esa es la manera con la que el capitán de la Selección española saca –desde su etapa de formación- los colores a los gigantes contrarios.

LeBron quiere mejorar y no dudo que lo conseguirá, porque, tal y como afirmó el joven y futuro NBA Nikola Mirotic (Real Madrid), en el programa Play Basket de la Cadena Ser, “el camino es trabajar, trabajar y trabajar”. Bravo por todos los inconformistas.

@Roberpucela

  Compartir en Facebook
Fecha | 14.10.2012 15:37

Recomendamos