Cargando Cargando...

El gran dilema

Derrick Rose./ Getty Images

Hace unos meses, cuando los Chicago Bulls visitaron el Madison Square Garden, Derrick Rose fue la mayor atracción. Cámaras congregadas en la canasta donde el base realizaba sus ejercicios de calentamiento (por entonces muy suaves todavía)  y reporteros con sus teléfonos móviles sacando fotos del jugador vestido de corto y una cuestión repetida hasta la saciedad, “¿sabes si va a hablar Rose?”. La respuesta siempre era que no. Sin embargo, casualidades del destino, este que escribe se encontró con el playmaker al salir del vestuario visitante y pudo preguntarle directamente. Un educadísimo “lo siento pero no me permiten hablar” fue la contestación. “¿Y mandar un saludo a cámara diciendo que volverás pronto?”. La réplica fue tan desmoralizadora para los dos. “Lo siento, pero es que no sé si volveré pronto o no”. Hoy día, ya en mitad de los Playoffs de 2013, sigue sin existir una respuesta.

“Digamos que lo más posible es que no juegue ningún encuentro, pero nunca se sabe”, explicó el entrenador de los Bulls, Tom Thibodeau, a los medios tras la estrepitosa derrota de Chicago en la cancha de los Brooklyn Nets en el primer partido de la serie. “Los playoffs son impredecibles y tienes que jugar también con ese factor. Nadie sabe dónde estará Derrick dentro de una semana y personalmente siempre quiero dejar una posibilidad abierta. Pero si vais a escribir algo os diré que es complicado que juegue”. Leyendo entre líneas, las palabras del técnico son un ‘ya si acaso el año que viene’. Y, pensándolo bien, tiene todo el sentido del mundo.

Derrick Rose./ Getty Images

Rose lleva sin jugar desde que se rompió el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda el pasado 28 de abril de 2012, es decir, más de un año, y aunque el base entrena con normalidad junto a sus compañeros, él mismo ha reconocido que mentalmente no está preparado para regresar. La falta de confianza no es precisamente la mejor compañía para un jugador con un estilo tan agresivo para el físico, y especialmente para el tren inferior, como el de ‘D-Rose’. Volver a las canchas ahora sería un riesgo doble. Por un lado desestabilizaría a un equipo que ha aprendido a jugar temporalmente sin él y por otro, y más importante, pondría al otrora MVP en una situación peligrosa. Un partido de playoffs no es un partido de regular season, ni por intensidad ni por importancia, y sería una soberana estupidez arriesgar un año entero de rehabilitación por una victoria de un equipo sin prácticamente opciones al anillo, no nos engañemos.

Evidentemente Derrick Rose volverá al parquet y será nuevamente el jugador franquicia de los Chicago Bulls. Evidentemente sus compañeros y el cuerpo técnico del equipo le esperan con los brazos abiertos. Evidentemente los fans cuentan las horas que restan para su retorno. Pero todo esto sólo sucederá cuando el eléctrico base se encuentre preparado. Físicamente ya le han dicho que lo está. Ahora sólo queda que él se lo crea… Y parece que tendrá todo el verano para mentalizarse y mentalizarnos de que no ha sido una temporada tirada a la basura.

@AntonioGil_SOSE

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.04.2013 07:00

Recomendamos