Cargando Cargando...

El lobo y la manada

No hay excusas. Miami tiene la obligación de llevar las finales hasta el séptimo partido. Porque ahora juega en casa. Porque sus estrellas hicieron un promesa el verano pasado. Porque creó unas expectativas que llevan toda la temporada viviendo en una montaña rusa. Porque LeBron James sabe que éste es su momento y no puede despedirlo así. No contemplo otro escenario que el de los Heats ganando a Dallas en el sexto partido. Esa es la lógica, pero como dice el lema de la NBA: “Where amazing happens”.

Si Miami quiere ganar no puede encomendarse sólo al orgullo. Phil Jackson, durante sus años en Chicago, no paraba de repetir a sus jugadores que la fuerza del lobo está en la manada. Dallas lo ha demostrado. Wade no ganará el anillo solo, ni LeBron, ni Bosh. Igual que los Mavericks no se están encomendando solo a la puntería de Nowitzki. Es necesario que se complementen y cada uno aporte en las carencias del otro. Si uno tiene una buena noche en el tiro, los otros tendrán que ser capaces de verlo y centrar sus esfuerzos en asistir y rebotear. Jugar como un equipo. Pero la solución también tiene que pasar por el banquillo. Spoelstra tiene la obligación de anular el juego exterior de Dallas. Barea, Terry e, incluso, Stevenson no pueden (no deben) anotar con tanta facilidad. No es el momento de esconderse, es la hora de que la manada despierte.

Erik Spoelstra, entrenador de Miami Heat

@Gonzalo_Sellers

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Dallas Mavericks

Continúa la conversación: Foro de los Dallas Mavericks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 11.06.2011 19:44

Recomendamos