Cargando Cargando...

El Pájaro de Larry

Larry Bird Magic Johnson./ Getty Images

Un clásico siempre es un clásico aunque a día de hoy –en el que escribo esta entrada- ambos aparezcan en un difícilmente reconocible séptimo puesto de su conferencia. Sí, hace años, muchos años –que diría George Lucas– hemos presenciado algún Madrid-Barça de fútbol sin que ninguno de los dos figurase en lo más alto de la tabla (sí, créanme, que yo lo he visto).  Y no les ha faltado pasión, es más, parecía que el tiempo se hubiera detenido, que la Liga de aquel año de pronto no se estuviera jugando. Como los puntos en litigio no eran tan decisivos, algo tenían de final espontánea.

En la NBA quizá no suceda tanto de lo mismo, entre otras cosas porque aquí las hegemonías son más cíclicas. Y porque los partidos de la temporada regular son una especie de suma y sigue en el que el fin último es hacer el mejor balance de victorias posible para llegar colocado a los Play Offs.  A los que miras de reojo es a los de tu conferencia, y con los de enfrente te vas chocando procurando caerte lo menos posible. En cualquier caso, a nadie que ame este juego le deja indiferente un Celtics-Lakers. Rezuman historia, gloria, épica, alguna de las estampas que han dejado hubiera inspirado a Leonardo Da Vinci si le hubiera dado para verlos.

Eso sí, en un graciosísimo artículo con el que me he cruzado, leo que el clásico del baloncesto americano ya no es lo mismo desde “los retiros de Johnson Mágico y El Pájaro de Larry en los 90 tempranos” (sí, obviamente se trata una traducción automática del inglés con resultados delirantes). Pero mira que, bromas aparte, puede que algo de cierto haya en esa accidentada sentencia.

Kareem Abdul-Jabbar./ Getty ImagesEs cierto que hemos asistido, hace apenas dos y cuatro años, a dos vibrantes series finales entre estos dos equipos. Especialmente la de 2010, con aquel memorable séptimo partido en el Staples, el segundo más visto de la historia, ese último cuarto frenético, la primera vez que los angelinos le ganaban el séptimo a los de Boston.

Pero veo estos días el vídeo de la previa. Y los que inevitablemente me llenan la pantalla son aquellos. No ya los mates, los triples, los pases de fábula. Son los gestos, los ríos de sudor. Ese  “pájaro” blandiendo el puño, y no le quedan atrás el “mágico”, Sky Hook o El Jefe. Esa tensión apretada y liberada, no es lo mismo “Beat L.A” que ganarle a otro, y seguramente no ha vuelto a sonar aquello como lo hacía en el Boston Garden. Lo mismo que, como en el Forum, nunca habrá sonado igual el gran Neil Diamond.

Hoy, por ejemplo, tenemos a varios jugadores que, cuando vuelvan a cruzarse en Los Ángeles el próximo 11 de marzo, a lo mejor lo hacen con la camiseta cambiada, y ya sí que no me invento nada, a las noticias de esta semana me remito. Inimaginable en aquellos tiempos. Que le dijeran a James Worthy que se pusiera la verde. Que le insinuaran a Kevin McHale que si se iba enfundar la púrpura. Shaquille sí llevó las dos, pero con Miami por medio, y además ya eran otros tiempos.

De acuerdo en que siguen siendo clásicos para apuntarlos en la agenda. Para que no te inviten a cumpleaños ni a noches de blanco o rojo satén. Para hincharse de baloncesto y no empachar. Pero lo siento, aquellos cuyos nombres aprendimos, no volverán. Golondrinas quedan, pero el Pájaro de Larry ya no vuela por allí.

FOTOGALERÍA: ¿Larry Bird o Magic Johnson?

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Boston Celtics

Continúa la conversación: Foro de los Boston Celtics

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Lakers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Lakers

  Compartir en Facebook
Fecha | 09.02.2012 19:16

Recomendamos