Cargando Cargando...

El pívot se extingue

Gancho de Yao Ming ante Dwight Howard./Getty Images“Los días de Patrick Ewing, Rik Smits, Kevin Duckworth y Robert Parish han terminado gracias a mí. Creo que los pivots tratan de ser más como Pau Gasol”. Shaquille O”Neal se atribuyó esta temporada la culpabilidad de la extinción de los “5” con físico desproporcionado, los dos pies en la pintura para anotar y animales reboteadores bajo los aros. Es cierto que en estos tiempos se destila un jugador interior con más recursos que la intimidación. Los Gasol, Horford y Love, más finos y estéticos, aportan tiro de media distancia y pases a su capacidad para coger rebotes.

El pívot de este siglo es el ala-pívot del pasado, y apenas quedan un manojo de jugadores, como Howard en Orlando y Yao Ming en Houston, que recuerdan a esos nombres que recordaba O’Neal. Pero el actual pívot de Boston se equivoca en atribuirse esa metamorfosis. Un vistazo a los draft de los últimos tres años nos hace preguntarnos si la razón no se deberá más a una cuestión generacional. Con las excepciones de Greg Oden (2007) -al que las lesiones no le han dejado jugar más de diez partidos seguidos en cuatro años-, Kevin Love (2008) y Blake Griffin (2009), las promesas con más recorrido en la NBA son “bajitos”. Derrick Rose, Rusell Westbrook, Tyreke Evans, Stephen Curry, Brandon Jennings, Eric Gordon, Rajon Rondo… todos ellos bases y escoltas que acaparan el protagonismo presente y futuro.

En el pasado draft la elección de jóvenes ha ido por el mismo camino. John Wall, elegido como número uno, hizo las maletas y se marchó a Washington para liderar a un equipo sin más pretensión que la de verle crecer. Y la próxima temporada será, casi con toda seguridad, Kyrie Irving, otro base, el que acapare el primer pick de la elección y se marche a Cleveland.

Más sintomas de la extinción del pivot. Sólo una de las cuatro franquicias que ahora pelean por entrar en la final de la NBA tiene un ‘5’ con nombre y galones: Chicago Bulls, con Joakim Noah. Tyson Chandler no es un referente en los Mavericks de Nowitzki; Oklahoma está monopolizado por Durant y Westbrook, y el recién traspasado Perkins tiene un rol aún más diluido que en Boston. En Miami lucharon apostaron por contratar a un jugador alto, Chris Bosh, para ocupar el puesto de ‘4’, pero no existe esa figura omnipresente en la pintura.

@Gonzalo_Sellers

  Compartir en Facebook
Fecha | 24.05.2011 18:06

Recomendamos