Opinión

El reto de Pau Gasol

el

Pau Gasol, ala-pívot de Los Angeles Lakers./ Getty Images

El mejor baloncestista español de la historia tuvo vacaciones mucho antes de lo previsto. Se hizo raro ver a Pau Gasol por España, a comienzos de junio, justo cuando las Finales de la NBA acababan de comenzar. El ala-pívot parecía abonado a luchar por el anillo. Así ha sido las últimas tres temporadas, las que lleva como miembro de Los Angeles Lakers. Hasta ahora.

Los angelinos naufragaron en esta ocasión. Cayeron en las semifinales de la Conferencia Oeste a manos de unos inconmensurables Dallas Mavericks por un rotundo 4-0. Gasol fue señalado por un sector de la prensa como máximo culpable de la debacle. Se mostró incapaz de frenar a Dirk Nowitzki, mientras sus números en ataque caían en picado de forma alarmante. Estuvo lento, apático, desconcentrado y desacertado. Además, los rumores sobre su vida personal le debilitaron.

Una vez consumada la tragedia, tocó comenzar de cero. Al catalán le tocará levantarse una vez más, como ya ocurrió en las Finales de 2008 frente a Boston, cuando le machacaron con aquello de ser un tipo “blando” frente a la intensidad de hombres como Kevin Garnett, Glen Davis o Kendrick Perkins.

Esas mismas personas se tuvieron que tragar sus palabras un año después, cuando el 16 californiano neutralizó a todo un Dwight Howard en las finales frente a los Orlando Magic. Y lo mismo ocurrió la temporada pasada, cuando los Lakers se tomaron cumplida venganza sobre su eterno rival y Gasol dominaba los aros con una contundencia inusitada. A los Celtics les tocó entonces abandonar el Staples Center con el rabo entre las piernas.

En la vida no se puede ganar siempre. Tampoco es sano. Gasol pasó mucho tiempo a la intemperie de la derrota en Memphis antes de hallar el cobijo del éxito en las cálidas tierras californianas, donde supo saborear y valorar esos dos títulos consecutivos en 2009 y 2010.

El internacional español afronta el fracaso de cara. Como dijo recientemente, “la derrota alimenta más que la victoria”. Y a buen seguro que el de Sant Boi ha tomado nota de todo lo que le ha pasado factura para que no se repita.

Los campeones son así. Asumirá sus debilidades, sus puntos flojos, sus errores. Y trabajará duramente para convertirlos en fortalezas. Palabra de Pau. Mientras tanto, tratará de llevar a la selección española a lo más alto en el Europeo de Lituania. La química del grupo, las amistades personales y reencontrarse con la victoria servirán como inmejorable terapia de cara al futuro.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU