Los Angeles Lakers

El rey de Mali

el

Donald Sterling./ Getty Images

Las palabras que colocaron a Donald Sterling en consideración de racista, dieron la vuelta al mundo en un abrir y cerrar de ojos. Gente que no sabía ni de su existencia, se atrevía a hablar del tema, polemizar y criticar las acciones del propietario de Los Angeles Clippers. Parecía increíble para muchos que alguien de su categoría tuviera una manera de pensar tan retrógrada, pero es que en realidad, el inicio de su conducta xenófoba ya venía manifestándose años atrás.

Personajes míticos en esta liga como Elgin Baylor y Baron Davis, quienes coincidieron profesionalmente en alguna etapa de sus vidas con Sterling, denunciaron que este personaje llevaba actuando de este modo desde hacía tiempo, pero nunca nadie hizo público su comportamiento al respecto de las diferencias raciales. La gente se sorprendía al leer o escuchar a más testigos declarar en contra del dueño, pero no obstante la NBA actuó de la manera más soberana posible: aplicándole la mayor multa posible, considerándole ajeno a cualquier actividad relacionada con la Liga y forzándole a que vendiera la franquicia. El comisionado se llenó de elogios por parte de los medios de comunicación, jugadores, miembros de cuerpos técnicos y aficionados. Sin embargo, ¿a quién le sorprende que ahora Sterling no quiera vender su propiedad?. La verdad es que me sorprendería más que un individuo entrase con un cuchillo jamonero a una biblioteca reclamando sus derechos dinásticos afirmando ser el rey de Mali. ¿Cómo se puede impedir que alguien no proceda a vender algo que le pertenece?

Si se aprende de la experiencia, cuando por fin se solucione esta polémica, la NBA, o quizás la Casa Blanca, deberá hacer uso de sus dotes legislativas. Días antes de hacerse pública esta noticia, el Condado de Miami llegaba a un acuerdo con Miami Heat en el que la franquicia prolongaba el contrato de su estancia en la ciudad hasta 2040. Si ya existe un contrato entre el equipo y el gobierno, en éste debería haber algún artículo que otorgara los derechos del equipo a la ciudad en situaciones extremas como la actual. Me parece obvio que Sterling no quiera vender la franquicia si no tiene interés por ello. Por mucho que le ‘fuercen’, si estuviera obligado por ley a vender el equipo, los Clippers no serían hoy protagonista de tal longeva polémica. De modo que sólo el tiempo mostrará si volveremos a tropezar con la misma piedra o no.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU