Cargando Cargando...

El último crossover

El 1c1 de Allen Iverson./Getty

A Allen Iverson se le acaban las oportunidades. ‘The Answer’ estuvo acostumbrado a ser la estrella absoluta era muy pequeño. Fue el mejor jugador del equipo de baloncesto y quarterback titular en el instituto de Bethel (Hampton, Virginia) y en el día de San Valentín de 1993, cuando se vio envuelto en una pelea con jóvenes blancos, toda la comunidad afroamericana de Hampton salió en su apoyo. Esta etapa aparece reflejada en el genial documental de la ESPN “Crossover, the trial of Allen Iverson”. Siendo un imberbe ya era el líder. También fue el mejor en los Hoyas de la Universidad de Georgetown durante dos años. Y qué decir de su etapa profesional…

La NBA sufrió de inmediato el impacto de este combo guard de 1,83 elegido en la primera posición del draft de 1996 por los Philadelphia 76ers. Bajito y eléctrico, Iverson driblaba a todo el mundo, hasta el mismísimo Michael Jordan. ‘His Airness” sufrió en sus carnes el crossover del descarado rookie. Iverson acumuló, desde su primer año en la NBA, un título de Rookie del año, un MVP de la temporada (2001), cuatro títulos de máximo anotador, 10 apariciones en el All Star (con dos MVP del partido de las estrellas), 3 presencias en el mejor quinteto de la liga… Pero  siempre se le resistió una cosa: el anillo.

En la temporada 2000-2001 Iverson jugó su mejor baloncesto. Sus 31.1 puntos por partido (dos por debajo de su mejor marca en una sola temporada) permitieron a la franquicia de Philly alcanzar las Finales ante los Lakers de O’Neal y Bryant. Para la posteridad quedará el primer partido de la serie, donde el pequeño escolta anotó 48 puntos, liderando a su equipo y metiendo presión al conjunto dirigido por Phil Jackson. Pero los Lakers se impusieron en los cuatro encuentros posteriores y levantaron el trofeo Larry O’Brien.

Pero a partir de ahí comenzó la decadencia. En los Nuggets anotó, pero no supo llevar al equipo. En los Pistons, ni una cosa ni la otra. Y en los Grizzlies, menos aún. Solo jugó 3 partidos con la franquicia de Tennessee, de la que fue cortado sin miramientos. Posteriormente firmó de nuevo con los Sixers, pero tras un par de meses con más partidos sin jugar que buenos minutos, abandonó la franquicia de Philadelphia para atender a una hija de 4 años, con problemas de salud. En el verano de 2010 el Besiktas firmó al MVP de 2001. Como era de esperar, Iverson tampoco hizo nada. Machacado por las lesiones, dejó el conjunto turco en enero de 2011.

Ahora Iverson ha dejado caer que podría querer volver a la NBA. Pero entre el ya manido cierre patronal y su decaído prestigio, ‘The Answer’ lo tiene muy difícil. Parece que ya no veremos más el descaro, la magia, la eficacia del pequeño base-escolta. Parece que su último crossover sucedió hace bastante tiempo.

@alfonsoslozano

  Compartir en Facebook
Fecha | 03.08.2011 12:08

Recomendamos