Cargando Cargando...

Esos gigantes que fueron pequeños

Manu Ginóbili entrando con la izquierda ante la oposición de Marc Gasol./Getty

En el primer artículo de esta serie (Iban para estrellas… y acabaron estrellados), os presentaba a esos jugadores a los que comúnmente denominamos los “pufos” del Draft. Quedaba pendiente una segunda parte en la que escribiría sobre algo totalmente distinto, los jugadores que llegaron sin hacer ningún ruido y acabaron teniendo un rendimiento espectacular en la mejor liga del mundo.

Para este artículo, escogeremos a los jugadores que, saliendo en segunda ronda, hayan acabado siendo referencias en sus equipos. Os estamos hablando de los robos del Draft.

Al igual que en la primera parte, comenzamos nuestra aventura en 1998.

1998: En el puesto número 32, nos encontramos a todo un All Star como Rashard Lewis. Antes del Draft, las previsiones colocaban al joven jugador recién salido del instituto en unas posiciones mucho más respetables, pero fueron finalmente los Seattle Supersonics los que se decidieron a apostar por él. Pese a que en su primera temporada a penas disfrutó de oportunidades, a partir de su segundo año se convirtió en un jugador fundamental para la ya difunta franquicia, y a día de hoy cuenta con una gran carrera en la NBA. Más abajo caería Cuttino Mobley, que tendría que esperar 8 turnos más que Lewis para oír su nombre. Muchos aficionados de la NBA recordamos aquellos maravillosos años de “The Cat” en los Houston Rockets de Steve Francis, donde llegó a promediar 21 puntos por partido. Por último, ese año llegaría a la NBA Brad Miller, jugador cuyo nombre no llegó a ser pronunciado en la ceremonia del Draft, y, al igual que Lewis, también llegó a jugar el Partido de las Estrellas.

1999: Hasta la penúltima elección tendría que esperar Manu Ginobili para salir en este Draft. Los San Antonio Spurs eligieron al escolta argentino en la posición 57, pero tendrían que esperar hasta 2002 para poder disfrutar de su juego. Manu decidió quedarse en Italia para jugar en la Kinder de Bolonia, equipo en el que conseguiría ganar tanto la Liga como la Copa italiana y la Euroliga del 2001 (siendo el MVP de las finales).

2000: Michael Redd llegaba al Draft apuntando muy alto, los “mocks” más optimistas lo colocaban como un Top 20, pero su angustia crecía a medida que iban pasando las elecciones y su nombre no salía. Al final, en el puesto 43, los Bucks apostaron por él. Empezó sin tener muchos minutos de juego, pero con el paso de los años, y hasta que las lesiones hicieron mella en su juego, era considerado uno de los mejores anotadores de la liga.

2001: Uno de los casos más sonados quizás, de robos del Draft, se produjo este año. Gilbert Arenas sería elegido en las posición numero 31 por los Golden State Warriors. Muchos conocemos la historia de este jugador, cuyo número (el 0) se debe a un antiguo entrenador que le dijo que iba a jugar esos minutos en la NCAA. Con el paso del tiempo, parece estar claro que ese entrenador no tendría mucho futuro como pitoniso. En ese mismo Draft, caería a la segunda ronda otro futuro All Star. Mehmet Okur fue seleccionado en el puesto 38 por los Detroit Pistons, donde jugaría dos años antes de mudarse a Utah, ciudad en la que empezaría a destacar hasta llegar a disputar el Partido de las Estrellas en 2007.

2002: Una gran temporada en Duke no le valió a Carlos Boozer para salir en primera ronda. Los Cleveland Cavaliers apostaron por el ex Blue Devil escogiéndolo en la posición número 34 del Draft. Desde su primera temporada en la liga, ha ofrecido un gran rendimiento, pero donde de verdad empezó a ser considerado una estrella fue en los Utah Jazz, siendo convocado para el All-Star Game del 2007, al que no pudo acudir por lesión. Ese mismo año, fue elegido un viejo conocido de la afición española. Luis Scola caería hasta finales de la segunda ronda ( elección número 55 por los San Antonio Spurs), pero no llegaría a cruzar el charco hasta el año 2007. Scola es ahora un jugador muy importante en los Houston Rockets, que confiaron ciegamente en él tras la lesión de Yao Ming.

2003: Con el número 47, los Utah Jazz eligieron a Mo Williams, actual base de los Clippers. En la franquicia mormona jugó su primera temporada, en la que no llegó a disponer de muchos minutos de juego. En su segunda temporada, lo contratan los Milwaukee Bucks, equipo en el que da el salto de calidad definitivo que lo aúpa a jugar (ya como jugador de Cleveland) el All-Star Game de 2009 como sustituto del lesionado Chris Bosh.

2005: Uno de los jugadores que más está dando que hablar actualmente será nuestro protagonista en este Draft. Se trata de Monta Ellis, que sin pasar por la liga universitaria, fue seleccionado por los Warriors en el puesto 40. Con el paso del tiempo, Ellis se ha convertido en el jugador estrella de la franquicia californiana, terminando en estas últimas temporadas entre los máximos anotadores de la NBA.

2006: Como uno de los mejores reboteadores de la historia de la NCAA se presentaba Paul Millsap. Habiendo liderado la liga universitaria durante tres temporadas seguidas todo parecía indicar que algún equipo apostaría por el en primera ronda, pero tuvo que esperar hasta el puesto número 47 para que un equipo, los Utah Jazz, lo seleccionaran. Se dice que una de las razones por las que cayó tan abajo, fue la duda de los G.M. ante un jugador interior de tan poca estatura (solo 2.03 m.). A día de hoy, Milsap es uno de los jugadores más importantes de los Jazz, y ha demostrado que todas las dudas sobre su adaptación a la liga estaban fuera de lugar.

2007: Un español se puede considerar el mayor robo de ese año. Marc Gasol caería hasta la posición número 48, donde Los Angeles Lakers lo seleccionarían y posteriormente traspasarían para que su hermano Pau llegase a la franquicia angelina. Pese a que su salto a la NBA fue el siguiente año, Marc es hoy en día uno de los agentes libres más cotizados de la liga, pero al ser restringido todo hace indicar que Memphis se quedará con el mediano de los Gasol, que tuvo un papel fundamental en estos últimos Playoffs donde los Grizzlies fueron la gran sorpresa, eliminando a los Spurs y llevando a los Thunder al séptimo partido.

2010: En el último año, y después de dos temporadas sin muchas sorpresas, una de las franquicias con peor historia en el Draft, los New York Knicks, eligieron en el puesto 39 a Landry Fields. Después de ser abucheado en la ceremonia de elección (como ya es costumbre en la franquicia Knick) Fields se ha ganado a base de garra y corazón ser uno de los jugadores favoritos del Madison, y ha completado una gran primera temporada, siendo elegido dos veces como Rookie del Mes, y seleccionado para el primer quinteto de novatos de la temporada.

En mi opinión, una de las cosas que hace el Draft tan especial son estos jugadores por los que nadie apostaba y se acaban convirtiendo en los auténticos ídolos de la grada. Son la gran esperanza de sus equipos, que ven como con una elección baja, pueden conseguir jugadores realmente válidos para jugar en la mejor liga del mundo.

@fran_rivas

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.06.2011 14:00

Recomendamos