Cargando Cargando...

España está aplastando…

José Manuel Calderón y Nenad Krstic./ FEB

España está aplastando a Yugoslavia… por nueve puntos arriba. No, no son los Nikis, es que estoy escribiendo mientras veo el España-Serbia del Eurobasket y así hemos terminado el primer cuarto. Bueno, es que baloncestísticamente y quizás también en otros aspectos, los serbios son los que más conservan de lo que fuera aquel país, mira que además son los únicos que siguen vistiendo de azul.

Nunca se nos dieron bien. Yo creo que no fue que les ganamos en partido oficial hasta el Europeo del ’83, y con final de infarto. Un año después, en los JJ.OO. de Los Angeles, ya les vencimos con claridad en la semifinal y les tocó ser testigos de nuestro día más histórico, hasta entonces y luego durante bastante años. Atravesaban, hay que decirlo, una etapa de transición, Dalipagic ya no era tan joven y Drazen Petrovic todavía lo era demasiado.

A partir de ahí, y hasta su desintegración como único país, se nos volvieron intratables (anota Marc, 13 arriba). Y también en los años inmediatamente posteriores a su regreso, ya como Serbia, primero de la mano de Montenegro y después ya “a secas”. En la década de los 2000, nuestro mejor momento como selección ha coincidido con el peor suyo. Las secuelas de la guerra, la precariedad, la parálisis de las competiciones y del deporte escolar mermaron a la generación que debía tomar el relevo, y en cuanto se fueron marchando los Divac, Bodiroga, Djorjevic… se quedaron bastante deprimidos, desnudos de figuras (15 puntos, máxima ventaja). Así, desde su título mundial en 2002, se les ha visto más bien poco.

Pero ahora vuelven. Viene una nueva generación que promete todos los valores y hasta las peculiaridades de su inequívoco estilo. Teodosic, Macvan, Krstic… y pensábamos que Velikovic, ay. En el Europeo de Polonia, hace dos años, nos amargaron el debut, pero tuvimos la oportunidad de la revancha y nada menos que en la final. Sí, por más de 20 puntos arriba. Pero en el Mundial de Turquía del año pasado, el triple de Teodosic nos dejó con cara de tontos o, lo que es peor, con cara de eliminados en cuartos. Quiero decir fuera de las medallas, ya sé que no es lo mismo quedar quinto que octavo, y de hecho este año hay mucha diferencia, un abismo, entre ser sexto o séptimo. Por cierto, nos acaban de clavar otro triple sobre la bocina… pero es la del segundo cuarto y al descanso nos vamos ganando de 11.

No creo que sea todavía la gran hora de Serbia, pero se les espera y yo creo que llegarán. Poca gente vive la competición, y el baloncesto en particular, como ellos. Y su talento siempre ha sido diferente, especial. Hablo de talento individual y colectivo, es importante aclarar. Esa Plaza de Belgrado, con esa fuente, detrás del edificio del Parlamento, se volverá a llenar de gente enfervorizada, y no precisamente por el Waterpolo. Pau se sale, los triples nos entran hoy y en tres minutos del tercer cuarto nos hemos ido a 17, roba Calderón. Pero aún con la que se está preparando hoy, y con lo que me gusta verles jugar, ya os digo que no tengo ninguna gana de volver a encontrármelos. Hasta Londres, por lo menos.

José Manuel Calderón y Pau Gasol./ FEB

Gracias a la “magnífica” web de La Sexta, me temo que me voy a perder el final del partido. En terminando este artículo ganamos de 26. De 28… Sí, España está aplastando.

@EnriquedePablo

  Compartir en Facebook
Fecha | 09.09.2011 17:22

Recomendamos