Mundial 2014

Estados Unidos se proclama campeón del mundo

el

Estados Unidos./ Getty Images

Estados Unidos venció a Serbia 129-92 convirtiéndose en campeones del mundo por quinta vez en la historia. Además, el conjunto de Mike Krzyzewskihace historia al conseguir sumar dos oros mundiales de manera consecutiva, hecho que sólo habían logrado Brasil (1959 y 1963) yYugoslavia (1998 y 2002) anteriormente. Kyrie IrvingJames Harden se bastaron para doblegar a una Serbia que levantó expectativas al dominar los inicios del partido.

Norteamericanos y europeos se cruzaban por primera vez en un Mundial. El cuadro europeo se plantó en la final tras haber caído en todos los partidos importantes de la fase de grupos, pero desarrollando un baloncesto calificado como “hermoso” por ‘Coach K’ y con el que derrotaron a Grecia, Brasil y Francia. Por su parte, Estados Unidos aterrizó en Madrid tras arrollar a todos sus rivales anteriores, doblegándolos por una media de 32.5 puntos (la segunda más alta tras el Dream Team Two del Mundial de 1994).

El inicio del partido fue trepidante y sorprendente. El equipo balcánico tomó la iniciativa en el marcador realizando el mismo baloncesto que le había traído hasta la final: transiciones rápidas y fluidez de movimiento con y sin balón. Una serie de canastas fáciles que a los cuatro minutos de juego se tradujeron en un 7 a 15. Sin embargo, Estados Unidos reaccionó, silenciando a gran parte de la afición presente en el Palacio de los Deportes de Madrid, de la mano de Harden e Irving. El base sacó a relucir todo su arsenal ofensivo y convirtió 15 puntos (3/3 triples), liderando un parcial de 15 a 0 y contagiando a Serbia de un nerviosismo que les forzó a fallar tiros relativamente cómodos. El marcador al final del cuarto reflejó un 35 a 21.

Los de Sasha Djordjevic templaron nervios tras el paso por el banquillo. El partido entró en una dinámica en la que Estados Unidos golpeó desde el perímetro y el la pintura (dominó el rebote ofensivo y los puntos tras segunda oportunidad), mientras que Serbia intentó conseguir que las diferencias no superasen los 20 puntos. El ritmo y la intensidad del encuentro fueron propios de un partido más igualado, hasta que Rudy Gay encadenó un mate tras rebote ofensivo y un triple; Estados Unidos había llegado a los 50 puntos tras cumplirse el ecuador del segundo cuarto. A Harden e Irving el descanso no les enfrió y condujeron a sus compañeros hasta la máxima diferencia del partido: 31 puntos. Al descaso, un triple serbio sobre la bocina sirvió para colocar el 67 a 41 en el electrónico, que dejó en el pabellón la sensación de que la final se había terminado antes de que el aforo estuviera completo.

El encuentro se reanudó con los nervios más irritados; Nemanja Bjelica fue sancionado con falta antideportiva sobre DeMarcus Cousins (que sustituyó aAnthony Davis durante gran parte del partido por sus problemas con las faltas) y Miroslav Raduljica con técnica por protestar a los colegiados. Milos Teodosic, muy bien defendido en todo momento, y Bjelica consiguieron por unos instantes devolver algo del ritmo inicial a sus compañeros, pero Irving volvió a demostrar sus ganas de destacar con dos triples consecutivos, para que EE.UU. se reactivase. Los 100 puntos ascendieron al marcador a falta de 1.43 para el final, rompiendo un nuevo récord, ya que ningún equipo en la historia había alcanzado este registro antes del último periodo. 105 a 67 antes de entrar en los últimos diez minutos.

Días atrás Derrick Rose había asegurado que al salir desde el banquillo en algunos encuentros, le parecía que se encontrase disputando un All-Star Game. Esa fue la línea que siguió el partido en el último cuarto. Con un ambiente gélido en el pabellón debido a la amplia diferencia entre los dos equipos, las canastas cayeron de uno y otro lado como si los jugadores hubieran entrado en el periodo ‘cuidado con hacerse daño’. Finalmente todos los jugadores pudieron contar con minutos, sobre todo los serbios, quienes fueron aplaudidos por un público claramente a su favor. Precisamente el base de Chicago Bulls fue el único jugador de los campeones que no anotó. Estados Unidos se quedó a ocho puntos del récord de anotación en una final; los 137 tantos de sus compatriotas de 1994.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU