Opinión

Eterno Duncan

el

Tim Duncan./ Getty

Cuando revisas su fecha de nacimiento después de ver y escribir sobre partidos como el tercero de la eliminatoria de Playoffs entre los Spurs y los Clippers piensas que este hombre se cayó a edad temprana en la marmita del elixir de la juventud. Tim ‘eterno’ Duncan cumplió 36 años el pasado 25 de abril y me he convertido tarde en uno de su legión de seguidores. Muy tarde. Todo un error, lo reconozco. Es más, la temporada pasada llegué a pensar que su presencia en el All Star de Los Ángeles 2011 era el homenaje de la mejor liga del mundo a uno de los mejores pivots que han pisado las pinturas. Pues mira que mi reflexión estaba torcida. Duncan está en un momento dulce, inmenso.

Hace diez temporadas su media de minutos en la pista era de 42. Ahora, con diez años más es de 10 minutos menos (32.3 en los playoffs 2012), pero es que tiene 36 años y los que ya tenemos una edad sabemos que este matiz pesa. Duncan ni se inmuta. Gregg Popovich, entrenador de los Spurs, sabe que “The Big Fundamental” es un valor seguro y en alza. Aún me quedo de piedra cuando reviso una acción (ver vídeo pinchando aquí) que demuestra su segunda y eterna juventud. El tapón monumental que le colocó a Blake Griffin demuestra esta teoría de la lozanía en la etapa de veterano.

A Duncan le queda un anillo para completar la mano. San Antonio es candidato al título. ¿Apostamos por ello?

 

 

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU