New York Knicks

Repitan conmigo: #FreeCharlesOakley

el

Charles Oakley./ Getty Images

New Yor Knicks es un desastre de equipo. En serio, ver jugar a los de la Gran Manzana de forma habitual es poco menos que un dolor de muelas constante. Son el equipo del ‘este año sí’ y al final del ‘bueno, ya si eso el año que viene’. Pero son los Knicks y es New York. El verdadero fan lo es hasta la sepultura… o hasta que el embrollo continuo de los de azul y naranja se pasa de la raya con los clásicos. Con los jugadores de verdad, que se dejaban la piel, que sentían lo que significaba jugar en el Madison Square Garden y que lo dan todo por el mero orgullo de ser miembro de esa plantilla. Desde que Chris Childs propinase dos soberanos puñetazos a Kobe Bryant, los Knicks no han vuelto a ser lo que eran. No tienen esa pasión, no son verdaderamente conscientes de lo que significa representar al equipo de la ciudad más famosa del mundo, de la meca del baloncesto. Los aficionados que superan la treintena saben de lo que hablo y recitarían de carrerilla los nombres de John Starks, Patrick Ewing, Anthony Mason Charles Oakley. Tipos dispuestos a partirse la cara por los Bockers. Y por eso es una vergüenza que desde los despachos ya no respeten a los mitos que crearon un sentimiento entre seguidores que ahora se sienten ofendidos al ver como se llevan a rastras a sus ídolos de la infancia/adolescencia. Dan ganas hasta de borrarse.

Sinceramente, da igual los motivos por los cuales Charles Oakley perdió los nervios y se puso agresivo con los miembros de seguridad del Madison Square Garden cuando le pidieron que abandonase el recinto. Da igual los motivos por los cuales se pidió a estos empleados de la cancha de New York Knicks que sacasen al ex jugador de allí. Incluso da igual las tiranteces que puedan existir entre ‘Oak’ y James Dolan, propietario de la franquicia. A una leyenda como él no se le trata así. Punto.

LeBron James y otros muchos jugadores se han puesto de parte de Charles Oakley tras el incidente. Spike Lee, fan #1 de los Knicks y relaciones públicas extraoficial de la franquicia lució la camiseta del ex jugador en el partido posterior a la trifulca que acabó con ‘Oak’ expulsado del pabellón, esposado y camino del calabozo. Los aficionados del conjunto de la Gran Manzana (los de verdad, si es que quedan, no los turistas que acuden al MSG como una atracción más de sus vacaciones neoyorquinas) coreaban su nombre mientras el mito de los Bockers era sacado a empujones de la grada. Dicho de otro modo, Mr. Dolan, el pueblo a hablado. Repitan conmigo: #FreeCharlesOakley.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU