Cargando Cargando...

Fuera máscaras

Kobe Bryant y Marc Gasol./ Getty Images

El carnaval se terminó, y también la carnavalada del All Star. Los equipos han vuelto a su frenética rutina, la temporada regular retoma su velocidad de crucero, que este año más bien es de torpedo nuclear. Y aunque viendo a Kobe Bryant podría pensarse justo lo contrario, se acerca el momento de quitarse las máscaras.

Sí, ya va a ser primavera en la NBA. Como todos los años, pero quizás es que este invierno ha sido incluso más largo, si contamos esos meses que en los que ni siquiera sabíamos si hoy íbamos a estar aquí hablando y escribiendo de esto. A los duros y austeros días de doña Cuaresma seguirá el desparrame, el despertar de los sentidos, cuando no de las alergias y las sangres alteradas. La post temporada, que dice en el vídeo Pau Gasol y nos suena tan al El Corte Inglés. Los Play off, que decimos los “cultos”, donde las carnes ya no se ocultan bajo nada y se muestran como son.

Paul Pierce./ Getty ImagesPara empezar, los movimientos que el mercado genere de aquí al 15 de marzo nos pueden deparar bien algún simple cambio de cromos repes, bien movimientos telúricos de consideración. Posiblemente sea más ruido que nueces, pero ojo como haya nueces. Tal como se ve el panorama, ciertos cambios de fuerzas podrían resultar desequilibrantes. Si alguno de los pongamos cinco primeros de cada conferencia  acierta a dar bien una tecla, puede ser determinante de cara al desenlace. Y recuerdo que hay un tal piano Dwight Howard deambulando por ahí, cuidado a quien se le venga encima. Por no decir de los Saldos Boston que cada día anuncia el ínclito Denny Ainge, y aunque realmente no saldrá tan barato ¿a quién que se precie no le gustaría poner un Paul Pierce en su salón?

Luego está por ver cómo mantienen el pulso unos y otros. El físico, el competitivo y el mental. Ya sabemos que esta temporada ha resultado más comprimida y por ello más dura que otras, lo que no sabemos realmente es qué efectos va a surtir. ¿Ha habido equipos que conscientemente han hecho una planificación de menos a más, por eso han empezado lánguidos y esperan simplemente colocarse para llegar a la recta final en todo su esplendor? ¿Hay en cambio quien ha salido dándolo todo y se arriesga a llegar sin nada que dar? La verdad, no me parece exactamente –aunque los expertos sí sabrán- que en esta liga se practiquen tales matemáticas. Pero vamos a ver.

Y luego están las personas. Al bueno de LeBron James ya le están recordando, por aquellas pajas de un balón perdido en el último minuto del Ego Star, que en los momentos decisivos se le gripa el karma.  De Kobe se vuelve a hacer campaña de su voracidad competitiva, sobre todo a raíz de su última demostración ante Minnesota, escafandra incluida. Y ahí está ese “tapado” Kevin Durant, del que normalmente se habla menos que de otros, pero que luego termina siendo de los que más verdades dicen sobre la cancha, y no tanto por ese MVP en Orlando o el del pasado Mundial, que también, pero por muchas otras cosas, y a los números de la temporada hay que remitirse.

Y como también dice Pau, vendrán las felicitaciones, y no los palos, sino cuchillos y ametralladoras. Sí, aunque lo inmediato resta perspectiva, se acerca el tiempo de aligerar ropajes y guardar disfraces. Y en cuanto la luz ciegue y el calor apriete, a verdad limpia y fuera máscaras.

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

  Compartir en Facebook
Fecha | 02.03.2012 18:26

Recomendamos