NBA

Fundamentos con amor

el

Kevin Love y Blake Griffin./ Getty Images

Tres ala-pívots se han puesto de moda paralelamente desde el inicio de esta campaña. Sus múltiples 20-10 esta temporada, son los que han puesto en manifiesto su potente dominio no solo debajo aros, sino que también de espaldas a canasta, en el poste, o bien pisando la pintura. En general, tanto LaMarcus Aldridge, como Blake GriffinKevin Love, se han adueñado de muchas facetas de juego que se llevan a cabo en el interior del perímetro.

Su control del juego es evidente, sin embargo hasta ahora ha faltado algo para ver a este trío a la vez, formar parte de los quintetos ideales a final de regular season. Este recuerdo nos trae a la cabeza un caso similar como el de Tim Duncan, Kevin Garnett y Dirk Nowitzki, quienes a pesar de que todavía nos sigan deleitando a día de hoy, en su mejor estado de forma, aportaron algo muy distinto en cuanto al juego de Aldridge, Griffin y Love.

Por lo que hace a los jóvenes, sumados, sólo han conseguido cuatro apariciones en los tres mejores quintetos considerados por la NBA. Mientras que en el caso de los veteranos, quienes por ahora ya han estado citados en los quintetos hasta treinta y cinco veces entre los tres, en el mejor cinco anual Duncan ha estado en diez ocasiones, a la vez que Garnett y Nowitzki lo han estado un total de cuatro cada uno.

Posiblemente, en un futuro hablaremos de Aldridge como el jugador que realzó a Portland Trail Blazers, de Griffin como quien devolvió el ‘Showtime’ en el Staples Center y de Love como quien llenó de esperanzas a Minnesota Timberwolves. En conjunto, nos referiremos a ellos con el respeto que tratamos ahora a tres ala-pívots históricos: ‘Big Fundamental’, ‘Big Ticket’ y ‘Blonde Bomber’.

Son muchos los rasgos que quizá jamás nadie heredará de estos tres, pero en defensa de los más pequeños de edad, también poseen habilidades que les diferencian de quienes les cederán el trono generacionalmente. Por ejemplo el mate de Griffin, el pase a modo quarterback de Love y la capacidad de liderazgo de Aldridge, pero en su contra, lo que jamás podrán conseguir es estar en el All-NBA Team sus ocho primeras campañas de trayectoria, como sí hizo Duncan. De Tim Duncan sólo hay uno. A pesar de esto, todos ellos han contribuido para que concibamos el baloncesto desde otro parecer, obviedad que por supuesto debemos aceptar. Como los tiempos, el baloncesto, también cambia.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU