Golden State Warriors

La vida sin Steve Kerr en Golden State

el

Mike Brown, Steve Kerr, Stephen Curry

Más allá de la evidente preocupación por la salud de Steve Kerr, Golden State Warriors debe pensar también en cómo esa baja puede afectarles. El conjunto de la bahía de Oakland ya sabe lo que es vivir sin su entrenador, y no les fue nada mal. La pasada temporada, durante su ausencia, Luke Walton llevó al equipo a un récord de 39-4, el segundo mejor arranque en la historia de la NBA que a la postre fue crucial para lograr el récord de victorias en una regular season. Su sustituto, Mike Brown, tiene más del doble de partidos a sus espaldas, pero ahora asume las riendas de un equipo al que se le exige el máximo en un tramo de la temporada donde, en cambio, el margen de error es prácticamente mínimo.

En su primer partido al frente, el Game 3 ante Portland Trail Blazers, Brown cambió algo el ‘manual’ de Kerr. En el tercer cuarto, con el equipo 16 puntos por debajo, sentó a Andre Iguodala y sacó a Zaza Pachulia. Poco después, dio entrada a JaVale McGee y mantuvo a Draymond Green en pista. Lejos de los habituales quintetos pequeños de los Warriors, su apuesta salió bien y el equipo cuajó una remontada que se antojaba muy complicada. “Tomar decisiones así en un ambiente hostil, a punto de perder el partido, fue un gran momento”, alabó Green.

No obstante, Kerr también ha logrado ‘moldear’ a Brown pese a su amplia experiencia en la liga y eso hace que la dinámica del equipo no se resienta. “La forma de trabajar aquí es muy inusual. Todo el mundo tiene voz: entrenadores, jugadores, staff, todo el que tenga una idea. Steve ha creado un ambiente en el que todo el mundo se siente cómodo hablando de lo que sea”. Es más, Draymond Green señala que una de las claves es que anima a todos a participar: “Nos da poder como jugadores”. Con Brown, no parece que vaya a cambiar ese rumbo y el propio Green dio una muestra de ello en el Game 3: pidió que no le sentaran pese a haber hecho su segunda falta en el primer cuarto y su entrenador le dejó en el campo.

Brown sabe que este es el equipo de Kerr y que él no llegó a Golden State para dirigir a su antojo. Su labor es mantener la línea a seguir implantada por Kerr, aunque si las circunstancias lo exigen, puede darle una vuelta de tuerca. Kerr no estará presente en el banquillo por un tiempo, pero estará presente en muchas sesiones de trabajo del equipo y hará llegar sus instrucciones a jugadores y staff. En cualquier caso, Kerr está tranquilo: “Mike y yo pensamos en la misma línea. Sabe lo que está haciendo. El equipo está en buenas manos”.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU