Golden State Warriors

Golden State Warriors ya es historia de la NBA

el

Golden State Warriors

Golden State Warriors ya es parte de la historia de la NBA. El conjunto de la bahía de Oakland es, sin atisbo de duda, el mejor equipo de la competición. Los números le avalan: antes que ellos, nadie había conseguido empezar la temporada con 16 victorias consecutivas (15-0 habían logrado los Washington Capitals de la temporada 1948-49 y los Houston Rockets de la 93-94). La última víctima de Golden State ha sido Los Angeles Lakers (77-111), en un partido que tuvo dueño desde el primer minuto al último. La distancia que cosecharon los Warriors en el primer cuarto (11-30) se hizo ya insalvable para unos Lakers que son el segundo peor equipo de la liga y el último clasificado de la Conferencia Oeste.

Stephen Curry no tuvo su mejor noche en porcentajes (10-21), pero, pese a ello, acabó el choque con unos nada despreciables números de 24 puntos, 4 rebotes y 9 asistencias en sus 30 minutos en pista. Luke Walton decidió darle descanso en el último cuarto, cuando todo estaba ya más que decidido en favor de su equipo. Draymond Green le secundó con 18 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. En el caso de los Lakers, mención especial merece, por lo negativo, el partido de Kobe Bryant. ‘The Black Mamba’ se quedó en 4 puntos, después de solo anotar una canasta en todo el partido (1-14 en tiros de campo). Julius Randle, Lou Williams y Larry Nace Jr. fueron los máximos anotadores angelinos, con unos escasos 10 tantos.

Olieron sangre los Warriors desde el primer momento y no especularon. Eso, sumado a las ganas de dejar su impronta en la liga, se tradujo en un primer cuarto algo revolucionado: 11-27 en tiros de campo, con un 6-14 desde el perímetro. Curry fue la mayor expresión de estas prisas de los de Oakland, con su 2-6 inicial desde la línea de tres para un total de 8 puntos. Aún así, el porcentaje de los Lakers fue todavía peor (5-20 en tiros de campo) y eso bastó a los Warriors para manejar con comodidad el resto del encuentro.

Trataron de no perderle la cara al partido los angelinos y Lou Williams apareció en el segundo cuarto para recortar diferencias, aunque de manera muy escasa (36-54 al descanso). Mientras tanto, Kobe seguía a lo suyo: tirando desde cualquier ángulo y acumulando fallo tras fallo pese a que tan solo hace unos días aseguró estar “lo suficientemente bien como para salir ahí fuera y anotar 25 puntos o así”.

El tercer cuarto fue definitivo. El 17-35 acabó con las pocas posibilidades y menos esperanzas que quedaban en los Lakers. Los jugadores menos habituales de uno y otro equipo acabaron sobre la pista en un último cuarto de mero trámite.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU