Los Angeles Lakers

Griffin, el presente y el futuro

el

Detalle de las zapatillas de Blake Griffin (LA Clippers)./Getty ImagesEmpiezo aquí una serie de artículos en los que pretendo rendir un pequeño homenaje a aquellos personajes que han sido, de una manera u otra, protagonistas esta última temporada. Y más allá de los Kobe o Lebron, auténticos embajadores de la NBA, creo que esta temporada será recordada como “La Temporada de Blake Griffin”.

Blake Griffin ha asombrado a la NBA en su primera temporada como profesional. Desde que Lebron James aterrizase en la liga en 2003, no se recuerda un impacto parecido y la opinión de los especialistas es unánime. La explosividad física de Griffin puede convertirle en superestrella y hacerle pasar a la historia. Tenemos ante nosotros a un joven de 22 años que en una sola temporada NBA ha logrado unos promedios de 22.5 puntos y 12.1 rebotes por partido. El ala-pívot de los Clippers ha conseguido un total de 214 mates en esta temporada, más que nadie, algunos de un grandísimo calibre, como el que consiguió ante los Knicks, que se ha convertido en la jugada más vista del año en la NBA.

Su espectacular forma de entender el juego, unido a su físico imponente y a unos auténtico muelles en las piernas, si bien no han conseguido aún hacer de los Clippers un equipo temible, si han hecho que el equipo angelino sea uno de los más seguidos por los fans, además de encabezar un proyecto de futuro que parece que esta vez sí, puede quitarle la sempiterna etiqueta de perdedores, y puede liberarles de vivir siempre en la sombra tanto deportiva como mediática de los Lakers. Alrededor de él, y bien acompañado por jugadores jóvenes como Eric Gordon, DeAndre Jordan y Eirc Bledsoe, los Clippers esperan ir ganando en experiencia y convertirse en una de las potencias del Oeste en los próximos años.

Como todo no es perfecto también hay que decir, que Griffin debe mejorar ciertos aspectos del juego, especialmente en cuanto a su mentalidad defensiva. Llama la atención que según las estadísticas especializadas, “BG32” no figura en los primeros puestos en ninguno de los aspectos defensivos (por ejemplo apenas promedia 0,5 tapones por partido). Además de la defensa, Griffin debe mejorar su tiro de media distancia (aunque no es de los peores de la liga) y si mejorase considerablemente su manejo de balón con la mano izquierda podría llegar a ser un jugador imparable.

Tiempo tendremos de comprobar las evoluciones de este ala-pívot de 22 años que ha impactado como pocos en su primer año en la liga y que amenaza con ir a más en las próximas temporadas. De momento ya ha conseguido que los focos del Staples no alumbren siempre a Kobe, Gasol y sus Lakers, algo impensable hasta ahora.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU