Cargando Cargando...

Hombre alto, hombre bajo

Mate de Dwight Howard ante Chris Paul./GettyApenas quedan unos días para que finalice la campaña en la NBA y ahora se habla del posible parón sindical, qué hacer la temporada que viene y cómo planificar las plantillas. Y es que este ha sido un año de reivindicación de playmakers y bases anotadores, al margen de la buena temporada de Howard en Orlando. Ha sido el año de Rose (inevitable hablar de él), del apogeo de los Thunder con Durant y Westbrook, de la estabilidad de Rondo o del que se ha convertido en el base por antonomasia de la liga, Chris Paul, muy codiciado en Nueva York, según cuentan desde allí. Entre los 10 jugadores más valorados de la temporada nos encontramos con 4 bases puros (Paul, Rose, Westbrook y Rondo) y con 3 aleros que juegan de todo (Lebron, Carmelo y Durant).

Decía aquella famosa teoría pendular de la historia, que los acontecimientos tienen a repetirse en intervalos de tiempo más o menos determinados. Si miramos los MVP’s de los últimos 25 años, el asunto ha estado bien distribuido: si Moses Malone o Kareem Abdul Jabbar entraban en ocaso, ahí estaban los Larry Bird o Magic Johnson. La irrupción de Jordan, hasta su penúltimo anillo antes de su primera retirada, dejó paso a la gente alta de nuevo: Charles Barkley, David Robinson o el genial Hakeem Olajuwom.

Después, el dominio de Shaquille, Tim Duncan o incluso Garnett, salpicado por algunas irrupciones de bajitos como Allen Iverson o los mejores años de Steve Nash. Probablemente podríamos decir que, a fin de cuentas, es casualidad que los MVP’s de las temporadas regulares vayan cambiando de altura paulatinamente, y que depende del talento individual de determinados jugadores, bien sean altos o bajos, pero creo que se debe a la manera en la que el juego ha ido variando.

Los bases ya no sólo anotan o reparten: Rose, Paul o Westbrook están cerca de los 7 rebotes por partido. Y no hablemos de los aleros; Lebron está cerca de los 11 y Anthony en los 10, a los que suman una ristra de asistencias. La NBA es más física que nunca y los roles se reparten, pues los jugadores llegan con unas condiciones técnicas formidables.

El año que viene, ¿qué veremos? ¿Se inclinarán los equipos que tengan que reforzarse hacia los creadores de juego? ¿Formará Paul con Anthony y Stoudamire otro Big Three? ¿Irán los Lakers hacia un relevo paulatino de Kobe? ¿Darán un salto de calidad los Clippers acompañando a Griffin con un buen base, sin menospreciar a Williams? La respuesta, en unos meses si la huelga lo permite.

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 04.06.2011 13:01

Recomendamos