Cargando Cargando...

House, Ross Geller y Donald Draper

LeBron James./GettyTodo amante del buen cine ha ido descubriendo, poco a poco, que al margen de los estrenos anuales de Woody Allen, los trabajos de Fincher y lo que nos trae Pixar, las mejores ‘películas’ las hacen para las series de la tele. Las producciones de la AMC, la HBO o la BBC son magníficas, interesantes y están llenas de todo aquello que nos llama la atención de la gran pantalla: sus historias.

Desde la eclosión de Friends, donde una pandilla de treintañeros aprendía los caminos de la vida, hasta el triunfo de Mad Men, un reflejo de la sociedad americana de los 60 a través del mundo de la publicidad, las series han ido sorprendiendo con sus contenidos hasta ocupar un puesto especialmente atractivo en el ocio de medio mundo.
Está bien: hagamos un ejercicio de imaginación. Tratemos de mezclar el mundo de la NBA con las series. Supongo que el calor y la falta de horas de sueño por ver las finales hicieron estragos, no desesperen…

El protagonista de Mad Men es Donald Draper, un triunfador nato, un valor seguro. La apuesta a partir de la que puede salir a flote cualquier cosa, aunque a veces gane la estética a la ética. ¿Podría ser LeBron James, pese a la mala racha de las series finales?

Ross Geller es uno de los protagonistas de Friends. Es un tipo serio, sensible, a veces demasiado metódico, pero con grandes capacidades. En ocasiones le falta meterse más en harina… ¿Pau Gasol podría casar con estos adjetivos?

House es un médico individualista, tendiente al egoísmo, pero tremendamente talentoso, capaz de sacar recursos de donde nadie más lo haría. ¿Rusell Westbrook juega con esas características?

En Juego de Tronos –os recomendamos las novelas también, claro- hay un personaje realmente genial: Tyrion Lannister, el hermano de la reina. Uno de los personajes de esta saga en los que se demuestra que son más importantes la inteligencia y el don de la oportunidad que el físico. ¿Podría ser Jason Kidd, en los últimos minutos de su carrera?

Prision Break recreaba la fuga de una cárcel a través de un gigantesco tatuaje en el que están cifrados los planos de la prisión. Supongo que Chris Andersen no querrá fugarse de ningún sitio, pero desde luego podía haber pedido papel en la serie.

¿Cómo conocí a vuestra madre? tiene en Barney uno de sus pilares. Juerguista, sin apenas preocupaciones… hedonismo puro. ¿Alguien juega sólo para divertirse? Lo dejo de vuestra mano… aunque hay más de uno.

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 27.06.2011 11:40

Recomendamos