Indiana Pacers

Esperando el milagro

el

Paul George./ Getty Images

Indiana Pacers ha sido durante varias temporadas la gran alternativa al dominio de Miami Heat en la Conferencia Este. Es cierto que no lograron eliminarles en ninguna de las tres series que disputaron, pero llevaron a los de Florida al límite en cada una de ellas aprovechando su superioridad en la pintura, su gran defensa y la consolidación de Paul George como gran estrella.

El conjunto dirigido por Frank Vogel mostraba una regularidad y una confianza que podían permitirles mirar con optimismo la nueva campaña pese a los refuerzos de algunos equipos que aumentaban la competitividad del Este. Tan solo Roy Hibbert y Lance Stephenson hacían temblar de vez en cuando unos cimientos que ha construido Larry Bird con maestría, así se optó por no renovar a un Stephenson tan brillante como problemático que no estaba conforme con el rol de segunda espada y mantener al gigante de Georgetown.

Mientras en los despachos se ultimaba la confección de la plantilla, en Las Vegas se jugaba el futuro inmediato de la franquicia e Indiana salió perdedor, la ruleta quiso que George sufriera una terrible fractura de tibia y peroné que le tendría toda la temporada alejado de las canchas y las mejores cartas de Estados Unidos para el Mundial de España decidieron renunciar a jugar el torneo. Sin su presencia, el devenir de los Pacers parecía estar en la mediocridad de la Liga, pero Vogel ha sabido aprovechar el potencial de jugadores menos conocidos y motivar de nuevo a los veteranos para pelear por entrar en playoffs. El esquema sin el dos veces All-Star no ha cambiado tanto, siguen basando su juego en una defensa muy física y en un baloncesto coral, donde nadie destaca por encima del resto.

A falta de 20 partidos para el final de la regular season, los de Indianapolis están sumergidos en una trepidante lucha a seis bandas por dos billetes a la postemporada, donde la diferencia entre el séptimo y el duodécimo es de tan solo 2 victorias. A día de hoy los Pacers marchan octavos y con una buena racha de triunfos coincidiendo con la vuelta a los entrenamientos sin limitaciones de un George, que ya ve la luz al final del túnel. Si se mantienen en la pelea durante las próximas semanas es muy probable que podamos ver su retorno para los últimos coletazos de la temporada. Sin duda una buena nueva para todos los amantes del baloncesto cansados de tantas noticias negativas, que devuelve la ilusión a una de las aficiones más calientes de toda la NBA.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU