Finales 2017

Kevin Durant no alcanzará la plenitud si gana el anillo

el

Kevin Durant llegó a Golden State Warriors con el firme deseo de ser campeón de la NBA, algo que ya había intentado con Oklahoma City Thunder cuando llegaron a las Finales en el 2012 pero que no se pudo hacer realidad contra Miami Heat. Ahora el alero de la franquicia de Oakland tiene la oportunidad de conseguir su primer anillo pero dice que no alcanzará la plenitud en su vida personal si se llega a dar.

Con Kevin Durant en cancha los Warriors mejoraron tanto en defensa y en ataque. Difícilmente se puede perfeccionar un equipo que había sido finalista de la liga en dos temporadas anteriores con un estilo de juego ya definido, sin embargo, al alero no le costó demasiado hacerse con ello y entendió el funcionamiento en cancha del quinteto del que hoy hace parte y con el que estará presente para la serie definitiva ante Cleveland Cavaliers.

“Ni siquiera creo que fue un ajuste tan grande”, dijo Durant en cuanto a su adaptación al estilo del quinteto que dirige Steve Kerr. “Simplemente salimos y nos dimos cuenta de ello al vuelo. Klay Thompson está abierto, le dan la pelota. Stephen Curry está en el pick-and-roll, establecer una pantalla para él, conseguirle algún espacio. Si estoy en transición, pásalo por delante. Eso es lo que soy bueno. Si estoy abierto, paso la pelota. Es muy simple. Corremos jugadas. Shaun Livingston le gusta en el poste, a David West también. JaVale McGee le gusta estar sobre el borde. Draymond Green le gusta manejar. Tenemos jugadores inteligentes. Mi coeficiente intelectual ha crecido desde que llegué a la liga y me doy cuenta de la importancia de todas las partes móviles para el equipo. Fue un ajuste para mí ser un tipo nuevo y tener una cierta manera de jugar, hablando sobre el equipo y añadiéndome allí. Sólo estoy pensando en cómo moverme sin la pelota, jugar en el espacio. Pero en su mayor parte, no fue tan difícil en lo que respecta al baloncesto, fueron sólo los pequeños detalles que tuvieron que hacer“, continuó el alero.

En cuanto a la posibilidad de salir campeón, Durant no alcanzaría su plenitud por ello. “No significaría que mi vida esté completa. Tengo mucha vida que quiero llevar y tengo un montón de cosas que quiero lograr. Así que si gano un anillo, sería divertido experimentar ese momento cuando suena la bocina y abrazar a mis compañeros de equipo en el vestuario y todo lo que viene con ello, pero después de eso, ¿qué sigue? Así es como lo miro. ¿Qué sigue para mí? Pero eso es tan alto. Son dos, tres semanas a tope, puedo decirlo. Se puede saber cuando los equipos ganan un campeonato. Vi el año pasado, los Cavs, todos fueron a Las Vegas, todos pasaron una noche en Las Vegas. Ese máximo de dos semanas, quiero experimentar eso, pero no va a completarme en absoluto, en cuanto a ser una persona o lo que es la vida. Al final del día, va a ser otro hito de baloncesto que llegó, si sucede. Ya veremos. Pero si no lo hago, no voy a jugar en mi habitación y no saldré. Voy a trabajar en mi juego y disfrutar” finalizó el jugador de 28 años que llega a sus segundas Finales de la NBA, nuevamente con LeBron James como rival que puede amargar su fiesta.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU