New York Knicks

Los Knicks no aprenden. Carmelo no aprende. Phil Jackson no aprende

el

Carmelo Anthony./ Getty Images

New York Knicks vuelve a darse de bruces con la realidad a la que hace años se enfrenta la franquicia pero que cada temporada ignoran a la hora de programar. El conjunto de la Gran Manzana no es un aspirante al título, y no lo será jamás mientras sigan con un planteamiento que ha quedado claro, por activa y por pasiva, que no funciona. Puede sonar muy drástico, pero un equipo de la NBA no ganará jamás el anillo si Carmelo Anthony es la primera espada. Mucho menos si es la única espada.

La llegada de Carmelo Anthony a su New York natal fue uno de los traspasos más sonados de los últimos años en la Liga. Los Knicks despedazaban un bloque que funcionaba sobre la cancha e hipotecaban su futuro poniendo todas las esperanzas en un jugador que, aunque sí cuenta con estatus de estrella, no es determinante por sí mismo. Cuando mejor rinde Melo es cuando desempeña el rol de jugador (estelar) secundario. Sus actuaciones con el Team USA hablan por sí solas. Pero el de Brooklyn no te lidera el sólo una buena racha de resultados, y mucho menos te gana un campeonato. No. Carmelo Anthony no es LeBron James, no es Kobe Bryant. Mal comparado y salvando las distancias, Melo es un Dwyane Wade que, bien acompañado por jugadores determinantes (Shaquille O’Neal, LeBron James), hace de escudero de lujo en un sistema en el que no es el eje principal.

Pero, ojo, Carmelo no es el único culpable de la mala marcha de los Knicks (19-25 cuando se escriben estas líneas). De hecho ni siquiera es el principal culpable de todo este asunto. El trabajo en los despachos de los ‘Bockers para hacerse con los servicios de Derrick Rose, Brandon Jennings, Joakim Noah, Courtney Lee o la buena mano a la hora de elegir en el draft Kristaps Porzingis se convierten en inútiles cuando el sistema de juego, en ataque y defensa, es un constante quiero y no puedo. Jeff Hornacek no es capaz de poner en orden las piezas de las que dispone ni de crear un estilo propio, y aferrarse el dichoso triángulo ofensivo de Phil Jackson está claro que no funciona. ¡Qué no, Phil! ¡Qué no! Que estos Knicks no cuentan con Michael Jordan, Kobe Bryant, Scottie Pippen, Pau Gasol, Shaquille O’Neal Tony Kukoc. Que lo que hay es lo que hay, y querer poner la carrocería de un Ferrari a un coche de gama alta con un motor de utilitario, no tiene sentido. Y así seguirá siendo mientras no se cambie la mentalidad, en los despachos, el banquillo y la cancha.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU