Los Angeles Lakers

Kobe Bryant, un mito directo al Olimpo del baloncesto

el

Kobe Bryant antes del partido ante Philadelphia 76ers

Kobe Bryant nos dice adiós, dejando a sus espaldas una carrera espectacular en la NBA. El sempiterno astro de Los Angeles Lakers cuelga las botas después de 20 años en la Liga y como uno de los mejores jugadores de la historia. Su nombre está a la altura de los más grandes que jamás hayan vestido un uniforme de la mejor competición de baloncesto del mundo, incluido su modelo a seguir desde la primera vez que pisó una cancha, un tal Michael Jordan.

Bryant llegó muy joven a la NBA, cuando decidió saltarse la universidad y dar el salto a la Liga directamente desde el instituto. Volvió la espalda a varias universidades que le habían ofrecido una beca para jugar en la NCAA y acabó siendo un jugador de primera ronda del Draft cuando Charlotte Hornets le eligió en el puesto #13 en 1996. Aquel mismo año desembarcarían en la NBA otras estrellas como Allen Iverson (#1 del mismo draft), Steve Nash, Ray Allen o Stephon Marbury. Hasta doce equipos decidieron pasar por alto el nombre de Kobe Bryant, que finalmente no se quedó ni un segundo en Charlotte, pues Los Angeles Lakers trabajaron en los despachos y se hicieron con sus servicios vía traspaso. Allí jugó toda su carrera y marcó un antes y un después en la historia de la competición, ganando cinco títulos, siendo coronado MVP en una ocasión y convirtiéndose dos veces en el máximo anotador de la temporada.

Kobe Bryant anotó su primer punto en la NBA el 5 de noviembre de 1996. Lo hizo desde la línea de tiros libres y en el mítico Madison Square Garden, en el que más adelante firmaría actuaciones legendarias y para el recuerdo. Un día después, y precisamente en Charlotte, consiguió su primera canasta en juego, dando el primer paso de una leyenda que tomaría forma cuando a los tres meses se llevó la victoria en el Slam Dunk Contest del All-Star Game de 1997. Primera ocasión en la que realmente se colocaba a la altura de grandes de la Liga como Michael Jordan o Dominique Wilkins. Un año después se asentaría en ese club selecto de constelaciones de la NBA al disputar el primero de sus 18 Partidos de las Estrellas.

Comienza la leyenda de Kobe Bryant

Su primer momento glorioso con mayúsculas llegó en el año 2000. Bajo las órdenes de Phil Jackson y formando un dúo mortífero con Shaquille O’Neal, Kobe Bryant se llevó su primer anillo de campeón de la NBA. Supuso el pistoletazo de salida a una era de dominio absoluto de Los Angeles Lakers, materializado en un Three-Peat que abarcó de 2000 a 2002. Sin embargo ese momento dulce para todos que comenzó a amargarse cuando los egos de ambos jugadores empezaron a querer más protagonismo. Tanto que la situación fue insostenible y Shaq dejó Los Angeles Lakers en 2003. Un divorció que costó a Kobe el disgusto de no lograr más títulos en un largo periodo de tiempo, con un escándalo sexual de por medio incluido.

Ya en ‘solitario’, Kobe Bryant no se arrugó y continuó escribiendo capítulos de su leyenda. Al comenzar el año 2006 alcanzó los 15.000 puntos y antes de acabar enero, el día 22 para ser exactos, hizo temblar el mundo del baloncesto al firmar la segunda máxima anotación de la historia en un solo partido, metiendo 81 puntos a unos Toronto Raptors que quedaron de maravilla en la foto. Fue el inicio de un ascenso imparable en los ránkings de la NBA. En 2007 acaparó los galardones de la Liga: máximo anotador de la liga, MVP del All-Star Game, integrante del equipo ideal y miembro del quinteto defensivo del año. Una buena colección de premios que repetiría de forma casi íntegra en 2008, añadiendo su único MVP de la temporada a las mismas vitrinas en las que colocaría la medalla de oro olímpica conseguida en Pekín.

Precisamente 2008 fue un año clave a la hora de recordar la carrera de Kobe Bryant. Fue entonces cuando llegó Pau Gasol a los Lakers y el escolta encontró un nuevo socio para luchar por el anillo. Tanto fue así que el nuevo dúo del conjunto angelino se coronó en 2009 y 2010, poniendo su sello a un back-to-back que completaría la manita de anillos de ‘La Mamba’. Para colmo, en la temporada de su quinto título, Kobe alcanzó los 25.000 puntos y se convirtió en el máximo anotador de la historia de Los Angeles Lakers. Una franquicia emblemática por la que antes habían pasado leyendas como Magic Johnson, Kareem Abdul Jabbar, Wilt Chamberlain o Jerry West. Un no parar ofensivo que desembocó en otro hito de su carrera cuando en 2012, después de conseguir su segunda medalla de oro olímpica, superó los 30.000 tantos y se convirtió en el quinto máximo anotador de la historia de la NBA.

Pero las luces comenzaron a oscurecerse en la carrera de Kobe Bryant y la recta final de su andadura por la Liga contó con la presencia siempre desagradable de una plaga de lesiones. Después de firmar en 2013 una extensión de dos años de contrato a razón de 48.5 millones de dólares, un escalofrío recorrió la espalda de todos los fans de ‘La Mamba’ cuando se rompió el tendón de Aquiles a falta de dos partidos para el final de la regular season. A raíz de aquello tendría que estar nueve meses de baja su retirada comenzó a verse cada vez más cerca. Sin embargo, el último aliento de Kobe fue mítico. En la temporada 2014-15 se convirtió en el primer jugador, desde la creación de la NBA, en superar los 30.000 puntos y las 6.000 asistencias y en el jugador de más edad en conseguir un ‘triple-doble’ con al menos 30 puntos. Logros de impresión que quedaron en nada cuando el 14 de diciembre de 2014 superó al mismísimo Michael Jordan en la lista de anotadores históricos y se colocó en el tercer lugar de la misma. No superaría a su espejo en títulos conseguidos, pero el hecho de mirarle por encima del hombro en cuanto a tantos significó el no va más en su carrera como jugador de baloncesto. Una carrera que bajó el telón el 1 de abril de 2016 y que ya es parte de la historia legendaria de la mejor liga del mundo.

La carrera de Kobe Bryant año a año

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU