Cargando Cargando...

La guerra de los banquillos

Erik Spoelstra, entrenador de los Heat de Miami./Getty

Ya están en marcha las Finales de la NBA. Dallas y Miami se en enfrentan en un duelo que puede ser histórico por la acumulación de estrellas que presentan, todas en gran estado de forma, todas con cuentas pendientes, todas con hambre de títulos. Muchos de los actores principales de esta película llegan en el mejor momento de la temporada, y otros llegan en su mejor momento desde hace varios años. A muchos se les ha negado la gloria desde hace tiempo; se habla de las finales perdidas por Nowiztki y Kidd en el pasado, pero no hay que olvidar que Wade viene viviendo temporadas terribles en lo personal (ha pasado un auténtico calvario de lesiones los últimos años), y en lo colectivo (años desastrosos, como la temporada pasada en la que Miami fue de los peores equipos del campeonato), y que LeBron ya perdió unas finales, y quedó eliminado cuando nadie lo esperaba en los mejores años de Cleveland. Sin embargo, estas finales también presentan una serie de actores secundarios, que si bien viven más alejados de los focos y flashes, en cualquier momento pueden dar un paso al frente y convertirse en piezas claves.

Los dos equipos presentan banquillos en gran parte con una larga experiencia en la liga y en momentos decisivos. Dallas tiene las cartas un renacido Stojakovic, que ha encontrado un rol importantísimo en los Mavs saliendo desde el banquillo cuando su carrera parecía en declive. A esto se les suma, la intimidación de Brendan Haywood, que dará descanso a Tyson Chandler, a un J.J. Barea que parece encontrarse en el mejor momento de su carrera, y al gran Jason Terry, que puede destrozar al rival con sus triples desde las esquinas. Miami, presenta una segunda unidad quizá algo más limitada, pero que ya ha demostrado que puede cumplir perfectamente cuando el partido lo requiera. Mario Chalmers, James Jones (si deciden utilizarle ) y un Mike Miller que parece que vuelve después de sus últimos partidos en la serie contra Chicago, son una amenaza constante en el perímetro. Para reforzar el interior, otro hombre que vuelve por sus fueros: Udonis Haslem, para aportar intimidación, rebote, y tiro a media distancia.

Y todo esto dirigido por dos entrenadores que han sido criticados -sobre todo, Erik Spoelstra-, pero que han llevado a sus equipos a lo más alto. Es la gran Final, con mayúsculas, todo contará y los banquillos no hacen sino confirmar la igualdad entre estos dos equipos. El duelo está servido. ¿Alguien da más?

@DiegoCL11

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.06.2011 19:26

Recomendamos