Cargando Cargando...

La NBA y la Navidad

Bernard King posa delante del Madison Square Garden./ Getty

El lockout, al final, habrá tenido algo bueno: la temporada empieza en Navidad. Desde que la liga se concibiera en 1946, los aficionados al baloncesto siempre han tenido un jugoso regalo en forma de estrellas y aros. Un concepto totalmente impensable en España -acaso alguien trabaja en día de fiesta aquí-, es allí una tradición que no solo mueve la ilusión navideña sino mucho, mucho dinero. Porque nadie está en esto por caridad, claro.

Fue en 1947, un año después del nacimiento de la competición, cuando se disputó el primer encuentro de Navidad. Tuvo lugar, cómo no, en el Madison Square Garden, donde los Knicks derrotaron a los Providence Steamrollers 89-75. Desde entonces, todos los años el 25 de diciembre ha significado baloncesto y familia. Sólo en 1998, debido a aquel infernal cierre patronal, la televisión quedó desierta.

No obstante, cabría destacar que lo que hoy es un evento de titanes, no siempre lo fue. En 1984, Bernard King protagonizaría una actuación milagrosa con 60 puntos. Aquellos Knicks eran puro espectáculo, y fue a partir de esos inicios de los 80 cuando la NBA intentó programar grandes partidos para este día.

Grandes equipos pero, claro está, con una significativa cercanía geográfica. Y es que, por mucho baloncesto y profesionalismo que haya, la familia siempre está primero. Así, nos encontramos con duelos en el oeste, con múltiples Knicks-Bulls en los 90, y con muchos otros encuentros de rivalidad territorial. La inmensa mayoría con victoria local, siendo el balance de 140 triunfos locales por 72 visitantes en los 212 partidos navideños de la historia.

Desde aquellos 60 puntos de King, el día de Navidad de la NBA ha dejado para el recuerdo colectivo mil y una imágenes imborrables. Phil Jackson y Doc Rivers han ganado en Navidad tanto como jugadores como entrenadores. Este año, desgraciadamente, Zen Master no podrá repetir. Sin embargo, Jackson seguirá manteniendo el récord de apariciones navideñas con 20. ¡Más que reposiciones de las películas de Macaulay Culkin! Además, el de Montana logró su victoria número 1.000 como entrenador en el día de Navidad del 2008.

Los jugadores también nos han entregado momentos inolvidables. El liderazgo de Patrick Ewing en el Knicks-Celtics del 85 para remontar, casi él solo, el partido a los intratables verdes de Bird y compañía; las exhibiciones de Jordan y Pippen; el primer cara a cara entre Kobe y Shaq allá por 2004 tras la abrupta ruptura angelina; los primeros vuelos legendarios de LeBron James,…

Pero esto no es todo. La parafernalia navideña de la NBA va más allá. Los jugadores suelen estrenar zapatillas y accesorios especiales; otros, como Wade, van más allá y estrenan anuncios de televisión. Los Knicks utilizan un uniforme único en este día, y todos los equipos emplean un parche especial en sus equipaciones para el logo de la NBA, que va dentro de un copo de nieve.

El dinero que mueve este singular día sería recibido por cualquiera de nosotros como un auténtico milagro, no hay duda. Aquel duelo del 47 ya fue televisado, pero la NBA en Navidad no apareció en la televisión nacional hasta 1967, cuando la ABC retransmitió para todo el país el duelo entre Los Angeles Lakers y San Diego Rockets. Desde entonces, a la ABC se le ha unido TBS, NBC, ESPN, TNT, CBS,… Con la retahíla de nombres periodísticos que ello conlleva. En el actual siglo, las retransmisiones baloncestísticas navideñas han tenido una media de 2,4 millones de espectadores, con ratings tan altos como del 7.3.

Este año, hasta tres cadenas estadounidenses retransmitirán partidos de la NBA, empezando la TNT con el Boston Celtics-New York Knicks.

Para algunos, un honor (”de niño, todo el mundo quiere estar en Navidad… es un premio”, Doc Rivers; ”es un honor y un privilegio estar en televisión en Navidad”, Mike D’Antoni; ”es un privilegio poder entretener al mundo, entiendes lo importante que es, pero a veces desearía ser un tipo normal, estar con la familia”, Lamar Odom), y para otros todo un sacrilegio (”siento pena por esa gente que no tiene otra cosa que hacer en Navidad que ver un partido de la NBA”, Stan Van Gundy; “si le preguntas a cualquier jugador de la liga, te dirá que prefiere estar en su casa, con su familia”, LeBron James).

Jugar en Navidad es, en definitiva, un regalo para el aficionado. ¡Así que a disfrutar!

@MoralesJAlmeida

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los New York Knicks

Continúa la conversación: Foro de los New York Knicks

  Compartir en Facebook
Fecha | 23.12.2011 16:31

Recomendamos