Mundial 2014

La primera bala contra el último cartucho

el

Derrick Rose y José Manuel Calderón./ Getty Images

El duelo está prácticamente servido. Es el partido esperado por todos. Tiago Splitter incluso ha declarado que “el Mundial está preparado para que España llegue a la final”. En el otro lado del cuadro, con rivales más asequibles, aparece Estados Unidos. Frente a frente dos selecciones que ya se han encontrado muchas veces. Unos, viejos conocidos. Otros, jóvenes a los que muchos ya casi estamos aburridos de verles hacer maravillas con el balón. Muchas caras nuevas sobre todo en el conjunto norteamericano y con menos experiencia, pero con el suficiente nivel como para ser los máximos aspirantes al título. Sin embargo, tras los primeros días de competición, varios analistas (americanos, lo más sorprendente) han cambiado su opinión y han dado más chances a España en una hipotética final entre estos dos combinados. Tantas que alguno les ha situado como favoritos.

Pues bien, puestos a analizar equipo por equipo, los intangibles son los que marcan la diferencia. Físicamente el equipo estadounidense es mejor. Mucho mejor. El juego interior es algo en lo que el cuerpo técnico norteamericano ha hecho mucho hincapié, incluso sacrificando talento. Todo sea por parar a Serge Ibaka, Pau y Marc Gasol. En el aspecto técnico se iguala e incluso la balanza se inclina algo más hacia el lado de España por la mayor costumbre de sus jugadores a las normas FIBA. Este empate lo deshace la experiencia. Un equipo en el que el jugador más veterano, Rudy Gay, tiene 28 años y ha entrado en la convocatoria por una renuncia frente a uno que su media de edad son los mismos 28 años que Gay. Además, España juega en casa. La afición es uno más sobre la pista en cada partido.

La juventud de los americanos les hace tener muchos más torneos como este por delante. Sin embargo, el combinado que dirige Juan Antonio Orenga puede estar a punto de cerrar un ciclo histórico. Es un frente a frente más igualado porque las grandes estrellas de la NBA no han acudido a la cita mundialista. Tampoco deben perder el respeto al resto de conjuntos, porque para llegar a alzarse con el título hay que vencer al menos cuatro partidos consecutivos jugando al máximo nivel, que no es nada fácil.

Solo una cosa más: probablemente ésta sea la única vez que España pueda arrebatarle un título a los Estados Unidos tras seis años sin perder un partido. Ganar en casa sería un candado perfecto para una historia de leyenda. También sería una machada para los estadounidenses asaltar el torneo del país organizador a su máximo rival en los últimos años. Muchos queremos salir de dudas ya sobre lo que va a suceder, pero habrá que esperar hasta el 14 de septiembre para saber quién es el que dispara.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU