Cargando Cargando...

Los Mavericks aprovechan el regalo

LeBron se lleva las manos a la cabeza y Marion no acaba de creárselo./Getty

MIAMI HEAT 93 – DALLAS MAVERICKS 95 / Serie: 1-1
Estadística completa

Los Mavericks de Dallas se hacen con el factor cancha en las Finales de la NBA al obtener una increíble victoria por 93-95 en Miami tras remontar 15 puntos de desventaja en los siete últimos minutos de partido. La serie por el anillo de campeón de la NBA –que se disputa al mejor de siete partidos- se iguala a uno y se traslada a Dallas, donde se jugarán los próximos tres encuentros.

Miami Heat –que dominó el choque con otra portentosa exhibición de Dwyane Wade (36 puntos, 6 rebotes y cinco asistencias- tiró el partido al encajar un 5-22 de parcial en los últimos 7:14 minutos para el final. El alemán Dirk Nowitzki anotó los nueve puntos finales de su equipo y logró apuntarse un doble-doble: 24 puntos y 11 rebotes.

Fue un gran cambio respecto al primer partido. Si en aquel choque el inicio estuvo presidido por los fallos y los pobres porcentajes en el lanzamiento exterior, el segundo asalto se presentó en las antípodas del precedente. La selección del tiro y, sobre todo, el acierto convirtió el primer cuarto en un bonito duelo anotador entre ambos equipos. Hasta cuatro triples anotaron los locales en los primeros 12 minutos por tres de los de Texas. Comenzó mandando Dallas (4-9, min. 4) y recuperó Miami bajo la batuta de Wade y el inagotable caudal anotador de LeBron James (19-15, min. 7). El esfuerzo y la concentración era el denominador común en la pista y el empate a 28 al final del primer cuarto era de justicia.

Rick Carlisle, entrenador de los Mavericks, reclamaba en el descanso entre cuartos una atención especial de los suyos a las penetraciones del rival. Ese era el agujero que debía sellar, no tanto por los puntos en la pintura sino por la vía de escape que encontraba el ataque de los Heat para forzar las ayudas que favorecían el pase extra y el tiro cómodo. Y sus chicos le hicieron caso. Además, Carlisle puso a JJ Barea en pista y el base puertorriqueño metía una marcha más al ataque de los Mavs que producía tantos en lanzamientos exteriores –sobre todo con un DeShawn Stevenson muy acertado desde la línea de tres puntos- y también hacía daño en la pintura con un Tyson Chandler inédito en esa faceta en el primer partido, pero que sacaba partido a sus 216 centímetros en el segundo cuarto. Dallas llegó a tener nueve puntos de ventaja a 2:57 minutos para llegar el descanso (42-51). Era el premio al trabajo bien hecho. Desde una defensa con buenos ajustes a un ataque elaborado, con criterio y magnífica circulación de balón. La excelente tarea de los visitantes se fue al traste en esos minutos restantes del segundo cuarto. Se pasó del control al descontrol. Al tiempo que LeBron James cometía su tercera falta personal, el equipo de Miami espabilaba en defensa y Wade –con 21 tantos en los dos primeros cuartos- le daba oxígeno en ataque. Dallas se dormía y pagaba el despiste con un 9-0 de parcial que igualaba el partido al llegar el descanso (51-51).

La transformación de los Mavs
Las imprecisiones de los jugadores de Dallas –tres balones perdidos nada más comenzar el tercer periodo- facilitó el despegue de los de Florida (57-52, min. 26). Carlisle paraba el partido cuando apenas se habían jugado dos minutos tras el descanso y, a continuación, la defensa de los Mavs recuperaba las señas de identidad que había lucido en buena parte del segundo cuarto. De esa manera, los visitantes cortaron la fuga de los Heat hasta que en el equipo de Florida volvió a crecer con un Mike Bibby exhibiendo su buena mano desde la línea de tres puntos y ‘Flash’ Wade sumando puntos desde la línea de tiros libres (71-61, a 3:02 para el final del tercer cuarto). En ese tiempo, los Mavericks –con un parcial de 4-10- se levantaron a tiempo para mantener el cuerpo a cuerpo antes de jugarse el último cuarto (75-71).

Si a las pérdidas de balón (18 al final del partido) le sumas que el alemán Nowitzki no tiene el día, lo normal es que los Heat se pasen por encima. Y eso fue lo que sucedió en los cinco primeros minutos del último acto. Parcial de 13-0 favorable a los locales y 15 puntos de ventaja (88-73) a 7:14 minutos para el final. D-Wade estaba en plena exhibición y provocaba el incendio en los Mavs.

Y cuando parecía que los locales estaban cerca de sellar una cómoda victoria, los moribundos visitantes reaccionaron con un 2-17 de parcial. Empate a 90 y 57 segundos por jugar. La posesión era de Miami y el balón llegó a Wade. Esta vez, como humano, Flash falló. El que no erró fue Nowitzki con un triple que adelantaba a los de Dallas (90-93), pero la pizarra de Erik Spoelstra dibujó una jugada que seguro no describía el triple de Mario Chalmers, despreciado por la defensa de los Mavs, que de nuevo igualaba a 93 a 24 segundos del final. Y Nowitzki fue el jugador al que llegó el balón. El alemán amagó un reverso y se zafó de su defensor para anotar una bandeja que -tras un parcial de 5-22 desde el 88-73- dio la victoria a los de Dallas (93-95) e igualar la serie. Ver para creer.

LOS MEJORES

  MIAMI DALLAS
PUNTOS Wade 36 Nowitzki 24
REBOTES James-Bosh 8 Nowitzki 11
ASISTENCIAS Wade 6 Kidd-Terry 5

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Dallas Mavericks

Continúa la conversación: Foro de los Dallas Mavericks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 03.06.2011 06:29

Recomendamos