Golden State Warriors

Los Warriors a por su séptimo anillo de la mano de Stephen Curry

el

Stephen Curry

La NBA afronta su desenlace para esta edición 2018-19 con la misma tendencia de los últimos años. Golden State Warriors de nuevo en la final con un Stephen Curry en modo Superman que intimida a sus rivales incluso sin empezar los encuentros.

Ya comienza a parecer algo normal lo de ver al equipo de Steve Kerr en la lucha por el anillo, pero no se puede perder de vista la dimensión que tiene afrontar su quinta final consecutiva en la NBA, algo que tan solo tiene un precedente con aquel maravilloso equipo de los Celtics de Boston y el mítico Bill Russell a la cabeza. Entonces lograron disputar diez finales consecutivas entre 1957 y 1966, en las que se hicieron con hasta nueve de los entorchados, los últimos ocho de forma consecutiva.

Es cierto que aquella proeza parece irrepetible, pero de momento los Golden State Warriors parecen lanzados hacia su séptimo anillo, que sería el tercero consecutivo. El poderío mostrado por la franquicia de Oakland en los cruces previos, y en especial ante Portland Trail Blazers, los hace sin duda merecedores de este pronóstico.

Y es que echando una mirada atrás nos damos cuenta de que en tan solo cuatro años los Warriors han ganado tantos títulos (3) como en toda su extensa historia. Hay que tener en cuenta que este equipo fue el primero en conseguir un anillo de campeón durante la temporada inaugural de la NBA en 1946-47, aunque por aquel entonces la franquicia de su patrón Pat Tyrrell tenía su sede en Filadelfia. Nueve años después lograban su segundo título durante la campaña 1955-56, también en Filadelfia. Tuvieron que pasar casi 20 años para alcanzar su tercer anillo en la temporada 1974-75, ya con su base en Oakland y con su nombre actual de Golden State Warriors. Desde allí, 40 años deambulando por la competición con mayor o menor protagonismo hasta que en 2015 el actual grupo volvió a la senda del triunfo, aunque en esta ocasión decididos a hacer historia, cosa que parece que ya la están haciendo.

Por lo pronto han finiquitado las Finales de la Conferencia Oeste y se han plantado en las Finales NBA a la espera de su rival. Los Warriors han pasado por encima de Portland Trail Blazers endosándoles un contundente 4-0 que muestra bien a las claras cual es el equipo dominador en su conferencia. Eso sin obviar que, pese al resultado, los de Oregón han sido un digno rival que ha puesto en dificultades durante varios de los encuentros a los de La Bahía.

En cualquier caso, es complicado doblegar a un equipo con un Stephen Curry espectacular que tiene a su lado a un estelar Draymond Green. Basta ver que, en el último de los encuentros con los Blazers, ambos se han apuntado un tripe-doble (el segundo para Curry en unos playoffs y el octavo para Green), convirtiéndose de este modo en la primera pareja de la historia en lograr esta hazaña en un mismo partido de unas Finales. Así poco podían hacer los de Terry Stotts.

Golden State liquida estas Finales de su conferencia, con o sin Kevin Durant, de la mano de su base jugando a pleno pulmón. Y es que Stephen Curry sigue escribiendo su particular historia y lo hace en los momentos más decisivos para su equipo. El mayor de los Curry lideró a los Warriors en todo momento de estas eliminatorias y, al margen de su triple-doble en el último cruce, ha promediado una anotación de 36,5 puntos, lo que viene a ser su mejor registro en unos playoffs y el mejor de la historia para una eliminatoria de cuatro partidos.

Los de Kerr esperan ahora la llegada de las Finales NBA, que se disputan del 31 de mayo al 8 de junio, para tratar de hacer historia con su franquicia y confirmar su supremacía en el último lustro. Según la ESPN, por lo pronto ya han conseguido disparar las audiencias televisivas durante sus eliminatorias ante Portland, en especial en el último de los choques en el que ha logrado un récord de audiencia en este mercado para la cadena.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU