Cargando Cargando...

Mascotas

Mascota de los Cavs./Getty

Supongo que uno de los trabajos más curiosos que debe haber a lo largo y ancho del mundo es ser diseñador de mascotas de eventos. Un tipo que se gana la vida dando forma a maravillas como Curro, la mascota de la Expo de Sevilla en el 92, como el hombre cúbico que robaba el sueño a los niños en el Mundial de fútbol de Italia en 1990 o como Amberis, el trozo de ambar con piernas que acompaña a los nuestros en el Europeo que estos días se celebra en Lituania, debe ser feliz. No me cabe duda. No obstante, y situándonos donde nos encontramos, un site dedicado al baloncesto norteamericano, seguro que algún ávido lector habrá recordado rápidamente algunas de esas mascotas norteamericanas que, si bien tienen como misión apaciguar a los niños en los tiempos muertos y descansos, acaban por convertirse en el hazmerreír de público, cheerleadres, jugadores y de todo el que pasaba por allí.

A mi frágil memoria vienen algunas como esa especie de perro pastor que ameniza los descansos en Cleveland por nombre Moondog, espeluznante, Hooper, el caballo de Detroit (no era sencillo poner al pistón de un motor como mascota, no) o esa especie de dragón fruto de un psicotrópico en mal estado que era Stuff, la mascota de los Orlando Magic hace algunos años. Verdaderamente aterradora, con ese color verde fluorescente que se marcaba a fuego en tus retinas.

Bien es cierto que ha habido animadores con algo más de fortuna, pese a su evidente fealdad y a una carencia de buen gusto, como Gorilla, el idem que salta y machaca en los descansos de Phoenix, Squatch, el Bigfoot que adoraban los niños de Seattle cuando los Supersonics aún volaban, o el que supongo es la mejor mascota de la NBA: Jack Nicholson, que tras sus gafas de sol insulta a los árbitros e intenta tocar cachetes desde la primera fila del Staples Center. Y depende del día puedes tener al loco de ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, al matón sin nariz de ‘Chinatown’ o al mismísimo Joker. ¿Alguien da más? Supongo que si en España quisiéramos tener algo similar habría que llevar a Antonio Resines a Magariños… pero, efectivamente, no sería lo mismo.

FOTOGALERÍA DE LAS MASCOTAS NBA

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 12.09.2011 16:55

Recomendamos