Cargando Cargando...

Mi pie izquierdo, una roca y velocidad

España - Alemania./ FEB

Una película puede ser muy enrevesada y densa durante cincuenta minutos que luego en la segunda parte se puede convertir en algo maravilloso. También un pie izquierdo puede ser una película y un protagonista. Parece extraño pero nos sirve de punto de partida para hablar del España-Alemania. El pie izquierdo de Pau Gasol ha sido el centro informativo de la previa del encuentro y de la primera parte. Gasol jugó mal los dos cuartos iniciales. Gasol bordó los dos segundos. Un pie maltrecho influía decisivamente en el juego de España. Gasol quería pero no el pie izquierdo no le dejaba. Tampoco Alemania porque jugar contra ellos es como chocar contra un muro. Duros y sólidos que buscan trabar el juego y que el ALEMÁN dé su toque. Alemania es eso… y entre el pie izquierdo y nuestra facilidad para meternos en problemas hizo que la primera parte fuera triste.

Pau Gasol frente a Dirk Nowitzki./ FEBEl tercer cuarto fue usada para demostrar que cuando Pau Gasol funciona, España funciona. Es el eje filosófico de nuestro juego y sus compañeros le siguen. Si él sufre,el resto sufre. Si él crece, el resto crece. Aún así, los alemanes son irreductibles y cabezotas. No quieren perder y el encuentro se dirigió hacia donde no le gusta al banquillo: finales ajustados…

Pero las riendas no estaban tensas. Nos las soltaron y la velocidad mareó a los rocosos alemanes. Como cuando Superman vuela alrededor de la Tierra para cambiar el curso de los acontecimientos. Sin embargo, la velocidad excesiva puede provocar accidentes y de una ventaja cómoda al inicio del último cuarto, nos mareamos nosotros también. Finales ajustados, cintura de madera. Pero la tranquilidad fue en ese momento nuestra herramienta.
Victoria importantísima.

Por cierto, cuando el partido se decidía, el apaleado Ricky Rubio hizo tres cosas en el momento clave… Scariolo confió y dejó hacer.

  Compartir en Facebook
Autor | Inaki-Cano
Fecha | 07.09.2011 18:36

Recomendamos