Miami Heat

Miami Heat: orgullo de campeón

el

Miami Heat./ Getty Images

El parón de la NBA por el All-Star Weekend siempre sirve para hacer balance de la temporada de cada equipo, jugadores destacados y candidatos al MVP. Todos los focos recaen en la figura de un colosal Kevin Durant, a nivel excelso en ausencia de Rusell Westbrook, y la magnífica temporada de Indiana Pacers en la Conferencia Este. Así como el crecimiento de Blake Griffin como jugador y los sorprendentes Phoenix Suns. En un segundo plano queda Miami Heat. Sin ruido, con Greg Oden entre algodones de cara a los playoffs, LeBron James al 50% y Dwyane Wade ahorrando esfuerzos. Son como San Antonio Spurs: siempre están ahí.

La temporada para Miami ha comenzado hace un par de semanas. Una gira de partidos por la Conferencia Oeste que ha servido de despegue, a pesar de la sorprendente derrota ante Utah Jazz. Tanto para el Heat en su lucha con Indiana por el liderato del Este como para LeBron en su carrera por el MVP frente a Durant. El equipo acumula un 9-1 en el mes de febrero, cimentado en triunfos en la carretera frente a equipos con balance positivo: Los Angeles Clippers, Phoenix, Golden State Warriors (triple ganador de LeBron), Oklahoma City Thunder y Dallas Mavericks. Pocos repararon en un dato asombroso del récord de Miami, que firma el mismo balance en las cuatro temporadas desde la formación del ‘Big Three’ (39-14). Un reloj suizo de precisión.

Los problemas de Miami residen en la nula mentalidad defensiva de este inicio de temporada. Mientras que en años anteriores con Erik Spoelstra al mando -técnico que prioriza la defensa- recibían cerca de 95 puntos por encuentro, este año han subido a unos preocupantes 99 puntos por choque. Pero el cambio es evidente. Ante Oklahoma y Chicago Bulls han defendido como nunca. Especialmente ante el conjunto de Tom Thibodeau, al que forzaron siete violaciones de 24 segundos en el partido. Además hay que sumar la excepcional temporada de Chris Bosh en tiros de media y larga distancia y, como es habitual, la aportación fundamental de Chris Andersen saliendo desde el banco. La empresa es complicada ya que Indiana se ha reforzado muy bien con Evan Turner, pero, lo que no cabe duda, es el rendimiento de este equipo cuando la pelota quema. Y ahí LeBron demuestra cada partido que es el número uno.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU