Miami Heat

Miami, la ciclotimia no gana títulos

el

Dwyane Wade y LeBron James./ Getty Images

Cuando un equipo pierde una serie por 1-2 y termina finiquitándola 4-2, es que algo ha dado un giro, algún revulsivo ha hecho efecto. Después de las caritas largas y los líos del tercer partido, el señor Wade y Mr. James han dicho “estamos aquí”, se han echado la eliminatoria a la espalda y han devuelto la autoestima y la confianza a la ardiente hinchada de Miami.

Ahora están en la Final de la Conferencia Este, para la que serán indudables favoritos. No lo serán, no obstante, en unas hipotéticas finales, tanto si son contra los Spurs como si resultan ser contra City Thunder. Luego ya veremos cómo se escribe el guión.

Escribí hace algo más de un mes que no veía a Miami. Me remito a los argumentos de entonces, y me mantengo en mis trece en cuanto a la composición de su plantilla, sus antecedentes y, sobre todo, su carácter. A lo que hay que añadir el factor Chris Bosh. Pero ahora digo más: la ciclotimia difícilmente gana títulos.

La primera serie, contra Nueva York, podría haber sido una buena piedra de toque. La pasaron con total solvencia, hasta diría con más facilidad de la esperada. Pero lejos de reforzar su autoridad, su fe en sus posibilidades, llegaron a la semifinal contra Indiana apagados. Después de ganar el primer partido en casa, parecieron desinflarse. Y ya digo que algo debió de pasar en la cocina de los Heat tras la segunda y dolorosa derrota.

LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh./ Getty ImagesEn el cuarto, que podía haber supuesto prácticamente la puntilla, LeBron salió hecho un coloso; Wade, que venía de perpetrar la peor actuación de su vida en playoffs, le secundó. Entre los dos sumaron 70 puntos y la eliminatoria volvía a casa. A partir de ahí, resolución por la vía rápida, con 58 y 69 puntos del tándem en los dos siguientes. El propio Dwyane ha reconocido que no recuerda que en esta temporada hayan hecho tres partidos seguidos así.

Esto es, del todo a la nada y de la nada otra vez al todo. ¿Con qué estado de ánimo y de juego van a arrancar el lunes la nueva serie? Cuanto más larga resulte, más subidas y bajadas de tensión cabe esperar. Los equipos bipolares pueden ganar grandes batallas, pero difícilmente ganan las guerras. Las deportivas, léase.

Como no quiero parecer demasiado cruel y además no tengo nada en contra de Miami Heat ni de su enorme legión de seguidores, decir que es un verdadero placer poder seguir viendo en acción esta temporada a estos dos enormes jugadores. Y esperemos que Bosh llegue a tiempo para completar el Big Tree, y claro, que crezca la aportación de Chalmers, Miller… Aparte de que ellos lo necesitarán, también nosotros, que al fin y al cabo lo que deseamos es disfrutar un gran espectáculo.

Por otro lado, Vogel, el entrenador de los Pacers, ha reconocido que no sabe si alguien les podrá vencer jugando al nivel de estas tres últimas citas. En efecto, si consiguen mantener ese pulso que ahora parecen haber recobrado, desde luego estarán en la final… y habrá final. Aunque yo no les vea…

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU