Cargando Cargando...

Nacido para jugar en la NBA

Ricky Rubio, vistiendo la camiseta de su nuevo equipo./Getty

No lo veremos en el All-Star de los mayores, poco le ha faltado, pero ya ha hecho más que suficiente, y lo que le queda… Ricky Rubio, a los 20 años de edad, tomó la mejor decisión que podía tomar en el verano de 2011 y ahora, los que nos gusta este deporte, somos un poco más felices, volvemos a soñar.

En apenas dos meses de competición hemos vuelto a ver la mejor versión de Ricky, pero multiplicada al cuadrado, el ‘noi del Masnou’ se ha liberado de su estancamiento en Europa y ahora vuelve a flotar por la pista, vuelve a estar alegre y conectado permanentemente con la acción del juego. Todo gira en torno a él y tras algunos obstáculos, ‘Harry Potter’ vuelve a ser el protagonista de la película.

Ritmo trepidante, piernas, defensa, robos de balón, transiciones rápidas, alley-hoops, asistencias mágicas, ritmo alocado, comodidad, espectáculo, juego… ¡Qué bueno que viniste Ricky Rubio!

Ahora simplemente es eso, un juego. Ricky Rubio se vuelve a sentir libre vestido de corto, no tiene miedo a nada y se atreve con todo. Ya es el máximo recuperador de la NBA con un promedio de 2’44 robos de balón por partido y ya es el tercer máximo asistente de la competición, sólo por detrás de Nash y Rondo.

Además ha llegado al equipo perfecto, con un proyecto en crecimiento y en el que él es la piedra angular. Ahora lo importante es evolucionar y la victoria queda en un segundo plano, justo lo contrario de lo que vivió en Barcelona.

Ver jugar a Ricky Rubio con los Wolves ya es un placer de nuestro tiempo contemporáneo, es la pureza del juego, pues ante nosotros está en acción un espíritu libre, y en plena la diversión, devorando un banquete infinito.

@jordicj

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Minnesota Timberwolves

Continúa la conversación: Foro de los Minnesota Timberwolves

  Compartir en Facebook
Fecha | 11.02.2012 15:42

Recomendamos