Cargando Cargando...

Nadie piensa en los niños de Sacramento

DeMarcus Cousins y Kevin Durant./ Getty Images

El traslado de los Sacramento Kings a Seattle ha sido asunto estrella de la última semana, ya que el baloncesto regresa a un gran mercado como es la ciudad del estado de Washington. Ésta es tan sólo la quinta temporada de vida de los exitosos Oklahoma City Thunder, cuya mudanza fue motivo de mucha polémica no por la ciudad de destino, sino por abandonar el hogar de la también mítica Aguja Espacial.

Muchos piensan que, al margen de los dos lockouts y el lamentable veto del traspaso de Chris Paul a Los Angeles Lakers, uno de los grandes errores de David Stern fue dejar a Seattle sin NBA. Si bien, es cierto que en esta ocasión el proyecto de futuro de la franquicia de la ciudad (¿Sonics? ¿Kings?) es bien distinto gracias a unos inversores dispuestos a echar el resto y capitaneados por Chris Hansen y Steve Ballmer (director ejecutivo de Microsoft), aunque los hermanos Maloof conservarán un pequeño paquete de acciones. En el momento de creación de los Thunder, como denominador común, existe el factor de capacidad del estadio, ya que ahora en Seattle se está construyendo un nuevo pabellón que cumplirá con la nueva normativa NBA, algo que no hacía el Key Arena y que tampoco hace en la actualidad el Power Balance Pavilion de Sacramento al ser el más pequeño de la liga (apenas supera los 17.000 espectadores) después de que los Orlando Magic estrenasen su nuevo pabellón el año pasado.

Tanto los SuperSonics de entonces, como los Kings en la actualidad, son o eran franquicias en reconstrucción y con jugadores prometedores entre sus filas. Sin embargo, las estrellas que forman parte de la plantilla de los Kings se caracterizan por su juego anárquico y su mala cabeza. DeMarcus Cousins o Tyreke Evans hacen que se hable demasiado de las ‘diabluras’ que cometen cuando juegan o no al baloncesto. Mientras que Kevin Durant, Russell Westbrook o Serge Ibaka, drafteados por la franquicia cuando aún estaban en Seattle, se caracterizan por su comportamiento ejemplar fuera de las canchas. Des esta forma, el futuro de los Kings podría también tener que ver con una limpieza en la plantilla y no podríamos esperar ni mucho menos una evolución tan positiva en tan poco tiempo como la que han sufrido los Thunder con su traslado a Oklahoma.

En realidad, el proyecto es una gran idea tanto para la franquicia como para la NBA y la ciudad de Seattle, que había perdido a uno de sus estandartes, campeones en el mágico 1979 de la mano de Dennis Johnson y Paul Silas en la cancha y Lenny Wilkens desde el banquillo. Sin embargo, parece que Sacramento está creando un grupo de presión como en su día hizo Seattle para evitar el traslado.

Suele decirse que los 80’s fueron la época dorada de la NBA, pero para los que no conocimos de primera mano aquel showtime de Magic Johnson, James Worthy y Kareem Abdul-Jabbar y los ‘Orgullosos verdes’ de Larry Bird, Kevin McHale, Dennis Johnson o Robert Parish, y que empezamos a seguir el baloncesto en la última etapa de Michael Jordan con los Bulls, los Sacramento Kings han sido una de nuestras mayores alegrías. Se echa de menos a Seattle, por donde pasaron Gary Payton, Shawn Kemp, Ray Allen… pero también echaremos de menos a la pista más ruidosa de la liga, ésa que hacía sonar los Jason Williams, Mike Bibby, Chris Webber, Vlade Divac o Peja Stojakovic. De los niños de Sacramento no se han acordado.

@nachodonado

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Sacramento Kings

Continúa la conversación: Foro de los Sacramento Kings

  Compartir en Facebook
Fecha | 15.01.2013 01:15

Recomendamos