Los Angeles Clippers

La NBA sanciona a los Clippers

el

Doc Rivers

El arranque de la nueva temporada en la NBA está siendo de lo más movidito. Los grandes favoritos a alzarse con el anillo se encuentran en horas bajas, y la propia NBA ha comenzado una peculiar caza de brujas para que durante esta campaña todos los equipos cumplan con la normativa.

El primer paso en este sentido llegó con la publicación de la altura real de varios jugadores, que difería bastante de la publicada por sus franquicias. Así, por ejemplo, Zion Williamson, que se encuentra en pleno proceso de recuperación de su lesión de rodilla, pasó de medir 2,01 a 1,98; Marvin Bagley encogió 8 centímetros, pasando de 2,11 a 2,03; mientras que Kevin Durant, por su parte, creció dos centímetros alcanzando los 2,08, una estatura demasiado elevada para la posición que ocupa sobre el parqué. No obstante, y a pesar de lucir en su dorsal el número de la suerte por excelencia en multitud de culturas, el 7, la nueva estrella de los Nets no podrá pasear, por el momento, su altura “actualizada” en la pista, ya que la lesión que sufrió en el tendón de Aquiles durante la pasada temporada todavía lo mantiene alejado de la competición.

Otra lesión, curiosamente del principal rival a batir por Durant durante las Finales de la NBA en las que se lesionó, ha levantado la voz de alarma dentro de la organización de la liga. Hablamos, por supuesto, de Kawhi Leonard y de su lesión en la rodilla izquierda. El MVP de las Finales de 2019 arrastra molestias desde hace un par de semanas, motivo por el cual los Clippersa donde llegó a principios de temporada, decidieron apartarlo de los encuentros back-to-back, las series de dos partidos que se juegan en ciudades diferentes durante dos noches consecutivas y que son retransmitidos a nivel nacional por televisión.

La ausencia de Leonard parecía, en un principio, estar justificada. De hecho, la propia NBA avaló que el jugador permaneciese en el banquillo Así lo corroboró uno de los portavoces de la liga en declaraciones a la cadena ESPN. En este sentido, Mike Bass afirmó que la oficina de la liga se había puesto en contacto con el departamento de medicina deportiva para confirmar que el jugador no se encontraba al 100% como para disputar estos partidos.

Hasta aquí todo normal. El problema ha llegado después de unas declaraciones de Doc Rivers, entrenador de la franquicia angelina, justo antes del partido del miércoles contra los Milwaukee Bucks. En ellas, Rivers afirmó que Leonard se encontraba en perfecto estado y que incluso el propio jugador había hecho saber a su equipo que se “sentía mejor que nunca”. Para la NBA, estas declaraciones suponen una inconsistencia con las normas de la liga, motivo por el cual han decidido imponer una sanción al equipo de 50.000 dólares.

Kawhi Leonard de San Antonio Spurs

Esta no es la primera vez que Rivers pone en una situación delicada a su equipo. La pasada temporada los Clippers tuvieron que hacer frente a una multa también de 50.000 dólares por tampering, concepto que hace referencia al hecho de que un jugador o una franquicia se ponga en contacto, directa o indirectamente, con otro jugador, general manager o entrenador que tiene contrato con otro equipo, con el objetivo de hacerse con sus servicios. Curiosamente, en aquella ocasión Rivers hizo alusión a Kawhi Leonard, cuando el jugador todavía militaba en los Toronto Raptors. En concreto, el entrenador de la franquicia angelina hizo unas declaraciones en ESPN en las que afirmaba que el jugador californiano era lo más parecido a Michael Jordan que había visto en su vida. Un comentario para muchos inocente pero que, teniendo en cuenta que Leonard se convertiría en agente libre un par de meses después, fue interpretado por la NBA como una maniobra de captación por parte de los Clippers.

Con todo, cabe destacar que los angelinos no son los primeros, ni serán los últimos, en sentar a sus estrellas en los partidos televisados. Recordemos que esta práctica estalló en 2012 cuando Gregg Popovich decidió dejar en el banquillo a Tim DuncanTony ParkerManu Ginóbili y Danny Green de los San Antonio Spurs en un partido contra los Miami Heat. Por aquella maniobra el equipo fue sancionado con 250.000 dólares de multa. Las razones de la NBA para este tipo de medidas sancionadoras están claras: el público, al igual que las televisiones y los patrocinadores, pagan por ver a los mejores sobre el parqué. No hacerlo, sin un motivo debidamente justificado, debe ser punible.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU