Golden State Warriors

El nuevo convenio colectivo plantea un puzzle complicado para los Warriors

el

Kevin Durant y Stephen Curry posando juntos

La felicidad por el nuevo convenio colectivo al parecer no termina de agradar a todos. Pese a que el acuerdo al que se llegó tendrá una duración de 7 años, hasta el 2023, con una opción de salida de ambas partes en el sexto año, pondrá en aprietos serios a los dirigentes de Golden State Warriors, porque con el tope salarial en 102 millones de dólares para la próxima campaña y 122 para la siguiente, con las nuevas condiciones, el puzzle exigirá un trabajo arduo con el fin de completar la plantilla sin salir de ninguna estrella y cumplir con las normas establecidas.

Teniendo en cuenta que Stephen Curry termina contrato y se convertirá en agente libre con el fin de firmar un nuevo acuerdo mucho más atractivo para él del que tiene actualmente (44 millones por cuatro años), esto podría significar un problema, ya que Kevin Durant firmó por dos años con player option para el segundo, con lo cual el jugador dejaría de recibir dinero si decide ayudar a las finanzas del equipo en pro de mantener la base que hay en la actualidad.

Los nuevos problemas del convenio colectivo

“Durant firmó un contrato en formato 1+1 no para tener la opción de irse (no un año después de vivir semejante psicodrama tras su salida de OKC) sino para cumplir diez años en la NBA y entrar en el rango que le permitirá aspirar a un contrato máximo por el 35% del salary cap: serían 36 millones la próxima temporada”, indicó As en una nota sobre este tema.

Pero si el jugador, como es probable, decide tomar el máximo como lo tiene prometido, cobraría 36 millones de dólares y dificultaría las cuentas de los Warriors, “que se irían a más de 73 millones garantizados con 18,1 millones del nuevo contrato de Curry cargados sobre el tope y poco más de 5 millones de margen, además de los 4,2 de la mid level exception. En esta hipótesis, tanto Iguodala como Livingston tendrían que aceptar rebajas importantes a la vista de lo que el actual mercado podría ofrecerles”, explicó la nota mencionada.

Si esto no se llegase a dar, la directiva de los Warriors tendrían que salir de una de sus figuras. El Big Four se descompletaría, ya que Klay Thompson o Draymond Green, quienes tienen contrato asegurado podrían ser puestos a la venta en pro de liberar espacio salarial, algo que obligaría a reordenar la plantilla.

Sin importar lo que suceda con las estrellas de este equipo, los encargados de fichar o retener jugadores tendrán que tener mucho cuidado con los contratos que completarán la plantilla, además del aporte de los rookies y jugadores de segundo año que tomarán una importancia mucho mayor en las nuevas condiciones, pese a que el plan definitivo es no salir de ninguno y seguir brillando, aunque la cabeza tenga que pensar más y prometer mucho dinero para el futuro cercano.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU