Opinión

Oklahoma City Thunder, cuestión de tiempo

el

La decepción de Kevin Durant tras la derrota ante los Mavericks./Getty Images

Los actuales Playoffs ya son historia para los Oklahoma City Thunder. Dallas Mavericks, con un Dirk Nowitzki imparable, los eliminaron por un rotundo 4-1, se coronaron campeones de la Conferencia del Oeste y accedieron a las finales de la NBA en donde buscarán saciar su sed de revancha tras la derrota en la serie decisiva de 2006. La diferencia nunca fue abismal a favor de los texanos durante la serie, pese a lo que denota lo estrictamente numérico.

Octavos de la Conferencia Oeste en la temporada 2009/2010 con un record de 50 victorias y 32 derrotas, los Thunders sembraron buenas sensaciones pese a la derrota en la primera ronda del Oeste ante Los Ángeles Lakers. El ajustado sexto partido, favorable a los angelinos por 95-94, sirvió para conocer el potencial real de un equipo en formación. En ese partido un servidor se enamoró de este joven equipo y empezó a pregonar que la dinastía Thunder era cuestión de tiempo. Durante la temporada 10/11 los Thunders confirmaron lo demostrado el año anterior, continuaron con su crecimiento y concluyeron en cuarta colocación, solo dos juegos por detrás de Lakers (2º) y Dallas (3º).

Pese a la juventud de sus joyas, Oklahoma mantuvo un nivel arrollador y eliminó en primera ronda a Denver Nuggets, un emparejamiento que se presumía más complicado de lo que realmente terminó siendo. En semifinales batallaron hasta el final frente a los sorprendentes Memphis Grizzlies y lograron sortear en el séptimo partido el escollo que fue el temible Zach Randolph. En esa serie demostraron su corazón, especialmente en un cuarto partido en el que se disputaron tres prórrogas y en el que los Thunders impidieron una derrota que los hubiera dejado al borde de la eliminación.

En la final de conferencia la experiencia de los Mavericks fue demasiado para los dirigidos por Scott Brooks, practicamente novatos en Playoffs. La eliminatoria se decidió a favor de los texanos porque los Thunders todavía son un equipo en formación que necesita tiempo en cancha para afirmarse definitivamente como un equipo temible. En el cuarto y quinto partido frente a Dallas quedó demostrado que la principal falencia de Oklahoma es la inexperiencia de sus dos jugadores franquicia: Rusell Westbrook y Kevin Durant. En el cuarto juego, con diferencia de quince puntos a su favor, ambos tomaron pésimas decisiones durante los últimos cinco minutos y en la prórroga. Misma situación vivieron en el quinto partido, aunque la diferencia era notablemente menor. Con el reloj y el resultado a su favor no pudieron administrar los segundos para jugar con la desesperación ajena.

El futuro está en Oklahoma. Es un equipo joven, con enormes jugadores que seguramente se nutrirán de esta eliminación para aprender de los errores. Con Durant y Westbrook como líderes y con James Harden, Thabo Sefalosha, Kendrick Perkins, Serge Ibaka, Nick Collison y Eric Maynor como laderos principales, la dinastía Thunder es solo cuestión de tiempo.

El blog de Matías Baldo: http://matiasbaldo.wordpress.com/

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU