Cargando Cargando...

‘Overbooking’ en la enfermería

Derrick Rose./ Getty Images

Ya he perdido la cuenta de todos los jugadores que se han lesionado esta temporada. Cada vez hay menos efectivos disponibles y los equipos tienen que tirar de gente con menos experiencia e incluso en algunos casos de miembros de la D-League. Es una pena que cada día veamos en el parte de lesiones a un jugador nuevo, y más doloroso es aún para los aficionados y los equipos cuando son las estrellas de sus franquicias las que quedan diezmadas físicamente.

Chicago Bulls, con la lesión por segunda temporada consecutiva de su estrella Derrick Rose, ha dejado de lado esta temporada y ya está pensando en la próxima, aunque puedan meterse en playoffs. Lo han hecho visible con el traspaso de Luol Deng a cambio de una 1ª ronda de draft, porque Andrew Bynum ni llegó a pisar el United Center. El pobre Rose no sale de una y ya está entrando en otra, y Chicago está viendo como otro año se va al traste.

No solo es ‘D-Rose’ el que está sufriendo el tema de las lesiones. Entre los bases, la lista es infinita: Pablo Prigioni, Russell Westbrook, Jrue Holiday, Chris Paul y Eric Bledsoe son otros tantos point guards que se perderán un buen trozo de regular season. Además, otros jugadores altos también van a estar mucho tiempo alejados de los terrenos de juego, como son Brook Lopez, y Al Horford, que prácticamente han dicho adiós a lo que resta de temporada. La lista se alarga con nombres como Steve Nash, Kobe Bryant, JaVale McGee, Marc Gasol y Ryan Anderson, aunque estos, con casi total seguridad, vuelvan a jugar antes de abril. Mucha casualidad que casi todos sean estrellas en sus equipos. La sobreexplotación de estos jugadores, unida a la mala suerte, está poniendo en tela de juicio la exigencia que conlleva jugar 82 partidos, como mínimo, cada temporada.

Este 2014 está matando a muchas franquicias NBA y está cambiando el objetivo por el que competir. Ahora, equipos que luchaban por estar en lo más alto, tienen en mente competir lo menos posible. Las lesiones están desvirtuando la competición y ofreciéndonos  un espectáculo con prestaciones más bajas a las que estamos acostumbrados. Una pena que el 2014 vaya a ser recordado por muchos como el de la temporada de las lesiones. El bonito año baloncestístico que estaba a la vista allá por octubre se está quedando un poco más ‘feo’ con la enfermería tan llena.

@AHuerta7

  Compartir en Facebook
Fecha | 14.01.2014 07:25

Recomendamos